Modelo Puntuación Canales Dolby/DTS WiFi/Bluetooth Destaca en
Samsung HW-MS650 Samsung Sound+ HW-MS650  Barra de Sonido inalámbrica (Bluetooth, Wi-Fi), Negro 3.0 / /

Impresionante calidad de sonido a buen precio

Ver precio Reseña
Samsung HW-K950 Samsung HWK950 Dolby Atmos - Barra de Sonido 5.1.4 / /

Mejor sonido Dolby Atmos

Ver precio Reseña
Sony HT-ST5000 Sony HT-ST5000 - Barra de sonido (7.1.2 canales, 800 W, Dolby Atmos, Hi-Res audio, Bluetooth, NFC, Wi-fi, S-Force Pro con Wave-front, surround 3D) color negro 7.1.2 / /

Con Dolby Atmos y DTS:X

Ver precio Reseña
Samsung HW-K450 Samsung HW-K450 - Barra de Sonido (300W, Activo, USB), Color Negro 2.1 / /

Gran relación calidad-precio

Ver precio Reseña
Sonos Beam Sonos Beam - Barra de Sonido Inteligente, Color Blanco 3.0 / /

Muy buen sonido en tamaño compacto

Ver precio Reseña
LG SJ4R LG SJ4R - Barra de Sonido (Potencia 420W 4.1, Hi-Res Audio 96KHz/24Bit, Subwoofer inalámbrico, Altavoces Traseros) Negro 4.1 / /

El conjunto 4.1 más barato

Ver precio Reseña
Samsung HW-MS550 Samsung MS550 - Barra de Sonido inalámbrica y compacta, Color Negro 2.0 / /

Buena, bonita, barata y sin subwoofer

Ver precio Reseña
Yamaha YAS-107 Yamaha YAS-107 Inalámbrico 120W Negro Altavoz soundbar - Barra de Sonido (120 W, DTS Digital Surround,Dolby Digital,Dolby Pro Logic II, 120 W, 2,54 cm (1'), 2,54 cm, 5,39 cm), Smart. 2.0 / /

Gran sonido sin subwoofer

Ver precio Reseña
Denon HEOS HomeCinema Denon HEOS HomeCinema - Barra de Sonido DE 2.1 (wi-fi), Color Negro 2.1 / /

Mejor subwoofer por debajo de los 500€

Ver precio Reseña
Sonos Playbase Sonos 2769663 Playbase - Base de sonido inalámbrica para TV Multiroom, color blanco 3.1 / /

Excelente calidad de sonido

Ver precio Reseña
Samsung HW-K550 Samsung HW-K550 - Barra de Sonido (inalámbrico, HDMI, 340 W, 3.1 Ch), Color Negro 3.1 / /

3.1 de buena calidad y a bajo precio

Ver precio Reseña
Sony HT-MT300 Sony HT-MT300 - Barra de Sonido compacta (2.1 Canales, con Bluetooth, NFC, S-Force Pro Front Surround, subwoofer inalámbrico) Negro 2.1 / /

Barra y subwoofer muy compactos

Ver precio Reseña
Yamaha YSP-1600 Yamaha YSP-1600 Inalámbrico y alámbrico 5.1 80W Negro Altavoz soundbar - Barra de Sonido (5.1 Canales, 80 W, DTS,Dolby Digital,Dolby Pro Logic II, 80 W, 2,8 cm, 8,5 cm) 5.1 / /

Sonido surround sin altavoces traseros

Ver precio Reseña

¿Pensando en comprar una barra de sonido? Has llegado al sitio adecuado, pues esta es la web más completa en español sobre el tema, con análisis honestos y una comparativa con las mejores barras de sonido del momento.

Al hacer esta selección hemos tenido en cuenta cuatro factores: la relación calidad-precio, el diseño, la calidad de sonido, las conexiones de la barra y la compatibilidad con los formatos de audio multicanal. Después de las reseñas, tienes una guía de compra en la que te explicamos los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar una barra de sonido.

¿Cuál es la mejor del 2018?

El mercado de las barras de sonido está siempre en permanente cambio ya que son muchas las novedades que se presentan en poco tiempo. Sin embargo, y aún habiendo pasado ya más de un año desde su salida al mercado, la Samsung HW-MS650 sigue siendo la barra de sonido más recomendable.

La mejor barra de sonido: Samsung HW-MS650

Samsung lleva un par de años empeñada en convertirse una empresa líder en el sector del audio y del vídeo. Para ello compraron la división internacional de Harman y se quedaron con sus mejores ingenieros. La Samsung HW-MS650 es una barra diseñada casi al 100% por Harman/Kardon, garantía inequívoca de que es un producto en el que la calidad de sonido se ha cuidado al máximo.

Esta es simplemente la mejor barra de sonido que puedes comprar por menos de 500€. Te prometo que es así de simple. También es, por añadido, la mejor barra de sonido sin subwoofer del momento. Su calidad de sonido es extraordinaria, así como su diseño y conectividad, cosas que hacen de ella una de las barras de sonido más completas y con mejor relación calidad-precio.

Calidad de sonido

La HW-MS650 no tiene subwoofer, ni interno ni externo. Internamente, viene con 2 woofers y 1 tweeter por cada uno de los tres canales de audio que tiene, sumando un total de 9 drivers. Cada uno de los transductores tiene amplificación digital de 20W, con crossovers activos y utilizan una patente de audio que Samsung denomina “cancelación de la distorsión”, consistente en analizar previamente la señal de audio para corregir la respuesta en frecuencia de cada uno de los altavoces para evitar así la distorsión.

Mejor barra de sonido sin subwoofer: Samsung HW-MS650Lejos de ser un reclamo publicitario, la tecnología funciona, pudiendo llevar la Samsung HW-MS650 a niveles altísimos de volumen sin producirse en ningún momento distorsión. Es realmente llamativo que una barra de sonido sin subwoofer llegue hasta los 35 Hz con un nivel significativo de volumen, siendo este un dato que ni siquiera alcanzan algunos subwoofers dedicados en modelos de gama baja.

No obstante, la grandeza de esta barra de sonido reside en la soberbia nitidez y equilibrio en todas las frecuencias, particularmente en las frecuencias medias donde tiene la mejor respuesta que hemos escuchado nunca en una barra de sonido en este rango de precio. De esto se benefician las voces y diálogos, que suenan mejor que nunca en la Samsung HW-MS650, con una nitidez y claridad pavorosa.

Barra de sonido sin subwoofer: Samsung SWA-W700

Es cierto que los graves, aún siendo potentes y profundos, no tienen la pegada de un buen subwoofer externo, pero sí ofrecen una calidad más que suficiente, diría que para el 90% de los usuarios que comprarán la barra. Para el resto, existe la opción de añadir el subwoofer inalámbrico SWA-W700, con el que se añade extensión y pegada de graves. El subwoofer es realmente impactante, gracias a su cono de 10 pulgadas y diseño de recinto sellado que le llevan bien abajo en la escala de frecuencia, hasta los 20 Hz prácticamente, siendo el mejor subwoofer inalámbrico que hemos probado hasta la fecha.

El conjunto puede completarse con los altavoces traseros SWA-9000S, con los que convertiremos la barra en un auténtico sistema de sonido 5.1. El resultado es sobresaliente, ya sea con cine, música, videojuegos o programas de televisión. La HW-MS650 genera una gran escena sonora, un auténtico muro de sonido que proporciona una de las experiencias inmersivas más espectaculares en el mercado de las barras de sonido. Cierto es que el conjunto completo es caro, pero vale mucho la pena por la calidad y la comodidad que ofrece, al ser todos los componentes inalámbricos.

De todas formas, si no quieres gastar tanto dinero, con la barra te basta para obtener un sonido espectacular, siendo la barra, por sí sola, una compra espectacular, la más recomendable ahora mismo en el mercado.

Diseño y conexiones

Obviamente es imposible meter tantos transductores en un equipo compacto, y es por eso que la Samsung HW-MS650 es una barra de sonido de tamaño considerable. Con sus 106 cm de ancho y casi 8 cm de alto, es una barra grande y pesada, a la que hay que buscarle un hueco generoso en el mueble del televisor.

Su aspecto se corresponde con el de un producto premium, con una carcasa metálica de elegante acabado en aluminio cepillado en la parte superior, y una rejilla metálica frontal que protege los transductores. En el extremo derecho de la barra, oculta tras la rejilla, una diminuta pantalla LCD muestra información de estado de la barra, y en ese mismo lado derecho encontramos 4 botones físicos. Con la barra viene un bonito mando a distancia, con el que se pueden ajustar todos los parámetros de la barra.

En la parte trasera de la barra están las conexiones. Tenemos dos tomas HDMI, una de ellas ARC y la otra una HDMI IN, con passthrough de 4K a 60p, aunque sin soporte para HDR, siendo este el único punto flojo de la barra. Luego tenemos una entrada de audio digital óptico y una analógica para conector mini-jack de 3,5 mm.

Donde va muy sobrada es en conexiones inalámbricas, ya que la Samsung HW-MS650 cuenta con Bluetooth y con WiFi, con el que esta barra puede entrar a formar parte de un sistema de altavoces multiroom con otros altavoces de la compañía. Esto también la hace compatible con servicios de música en streaming, integrados en la aplicación Samsung Multiroom. La barra también hace uso de Spotify Connect, con el que puedes lanzar música a la barra vía WiFi y desde la misma app de Spotify, usando la app como si de un mando a distancia se tratara.

Por si fuera poco, la HW-MS650 tiene decodificación Dolby y DTS, ambas con reproducción completa en 5.1 canales si se dispone del subwoofer y los altavoces surround. En caso contrario, la barra los decodificará sin problemas y los reproducirá en sus 3 canales frontales, reproduciendo siempre las voces en el canal central. La barra también es compatible con archivos de música de alta resolución.

¿Para quién la recomiendas?

Aunque podría pensarse que el precio de la HW-MS650 es muy alto, Samsung ha mantenido la barra en un precio contenido, e incluso por debajo del soberbio rendimiento que tiene. Sencillamente, es la mejor barra de sonido que puedes comprar en este 2018 si, claro está, no quieres gastarte el dinero que cuestan las barras de sonido con Dolby Atmos.

Por lo tanto, esta barra es recomendable para cualquier persona que quiera disfrutar de un sonido espectacular para su televisor. Esto incluye a un público exigente con el sonido, pero también la recomiendo a todo aquel que no tenga mucha idea de sonido pero quiere asegurarse que está comprando un producto de calidad. Por su excelente rendimiento musical y su integración con Spotify y otros servicios de streaming, es también altamente recomendable para quienes quieren una barra de sonido que sirva de manera excelente como altavoz para música.

Existen otras versiones de esta barra, como la Samsung HW-MS6500, la MS561 o la MS6501. Todas ellas comparten las mismas prestaciones en cuanto a sonido y conexiones, y se diferencian únicamente en el diseño plano o curvo o en el color.

Otras barras de sonido recomendadas

La mejor barra de sonido con Dolby Atmos: Samsung HW-K950

Si quieres probar la experiencia Dolby Atmos, la Samsung HW-K950 sigue siendo a día de hoy, y pasados casi 3 años desde su lanzamiento, la mejor barra de sonido para ello. Esta fue la primera barra de sonido desarrollada por el Samsung Audio Lab, y se nota por la tremenda calidad que ofrece.

Mejor barra de sonido Dolby Atmos: Samsung HW-K950

Calidad de sonido

Esta barra Dolby Atmos cuenta con un total de 16 transductores en una configuración de canales 5.1.4: a los 5.1 habituales se suman otros 4 canales superiores, que son proyectados desde la barra y desde los altavoces traseros. Estos canales superiores son los encargados de reproducir el sonido surround superior característico de Dolby Atmos, proporcionando una experiencia de sonido envolvente en una burbuja de sonido espectacular.

El sonido no es solo increíble con películas Dolby Atmos sino también con Dolby o DTS 5.1, pues la barra hace un up-mixing con fuentes de sonido en estéreo y aprovecha los proyectores de sonido para elevar el sonido y ampliar la escena sonora, no solo en horizontal sino en vertical. La barra ofrece de esta manera una gran capacidad de inmersión con todo tipo de contenidos incluyendo música, donde la Samsung HW-K950 muestra un rendimiento propio de un altavoz de alta fidelidad.

La claridad en todas las frecuencias es absoluta, con unos diálogos que suenan nítidos y una renderización magnífica de los efectos gracias a la gran calidad de los transductores internos, cuyo despliegue en las frecuencias medias y altas es sobresaliente. Los graves son también magníficos, con una gran pegada y una extensión que alcanza los 30 Hz. Este subwoofer no es de tanta calidad como el SWA-W700 opcional para la HW-MS650, pero igualmente es de mucha calidad.

Diseño y conexiones

El diseño de la barra es muy similar a la HW-MS650 y al resto de barras Sound+. Con un impresionante chasis metálico y una rejilla metálica frontal, el aspecto adusto pero moderno de esta barra casa muy bien en cualquier salón y debajo de televisores de gran tamaño. El subwoofer que la acompaña es grande, ya que su cono es de 8 pulgadas, así como también los altavoces surround, pues incorporan un altavoz de proyección superior.

La HW-K950 cuenta con múltiples conexiones, entre las que se encuentran 2 puertos HDMI con passthrough 4K/60p y HDR, otro puerto HDMI ARC, entrada de audio digital óptico y una entrada analógica de 3.5mm, además de la conectividad inalámbrica con Bluetooth y WiFi. La Samsung HW-K950, puede usarse también como altavoz multiroom dentro del ecosistema Samsung y es compatible con Spotify Connect.

Tanto el subwoofer como los altavoces traseros son inalámbricos, y se conectan automáticamente a la barra. Eso sí, ambos altavoces traseros deben ir conectados a la corriente. Estos altavoces puedes colgarlos en la pared gracias al gancho que tienen por detrás, o ubicarlos encima de un soporte.

Además de Dolby Atmos, la barra también decodifica todo tipo de formatos anteriores de Dolby y DTS 5.1, así como sus versiones de alta definición DTS-HD y Dolby True HD. También es compatible con audio de alta resolución. El principal defecto de esta barra es que no tiene soporte para eARC, así que no puede pasar Dolby Atmos a través de HDMI ARC. Por lo tanto, la única manera de disfrutar del sonido Dolby Atmos es conectando el Blu-Ray directamente a la barra.

¿Para quién la recomiendas?

El precio de esta barra es muy alto, así que solo es recomendable para aquellos entusiastas del sonido que quieran una barra de la máxima calidad posible. También para quienes quieran adentrarse en el mundo de Dolby Atmos en una configuración sencilla e inalámbrica, sin tener que cablear todo el salón ni complicarse la vida con equipos de Home Cinema.

Barra de sonido con Dolby Atmos y DTS:X: Sony HT-ST5000

Barra de sonido Dolby Atmos y DTS:X: Sony HT-ST5000

La Sony HT-ST5000 es otra esplendorosa barra con Dolby Atmos, y además, y tras una actualización de firmware, es también compatible con sonido DTS:X.

Calidad de sonido

Se trata de una barra de sonido acompañada por un poderoso subwoofer inalámbrico y con un total de 12 drivers, incluyendo 9 altavoces de rango medio y 3 tweeters coaxiales para una configuración de 7.1.2 canales, dos de ellos simulados a través de surround virtual y con dos de ellos siendo proyectados hacia el techo desde la misma barra para generar los sonidos envolventes superiores de Dolby Atmos.

Aunque la experiencia Dolby Atmos se queda un poco a medias por la ausencia de los altavoces traseros dedicados, el sonido es espectacular con cualquier tipo de contenido que le eches, pero especialmente bueno con películas, gracias a la claridad de los diálogos, la amplitud vertical y horizontal del sonido y la potencia de los graves de su impresionante subwoofer, con un cono de 7″ más un radiador pasivo, y que está entre los mejores que vas a poder escuchar junto a una barra de sonido.

Es también una barra prodigiosa para música, con una separación de canales estéreo también entre lo mejorcito del mercado. La definición y nitidez en todas las frecuencias es absoluta, y junto a la profundidad y extensión de sus graves, proporcionan una experiencia sonora top, entre lo mejor que se ha conseguido nunca con una barra de sonido.

El volumen que es capaz de alcanzar la HT-ST5000 es atronador, y todo ello sin un ápice de distorsión, gracias a la inclusión de los amplificadores digitales S-Master HX, un habitual en la compañía japonesa para sus productos de audio. Sony también ha incluido en la barra otra tecnología propia, denominada S-Force PRO Force Surround, que trata de emular un campo de sonido tridimensional a partir de fuentes de dos canales. El efecto está muy conseguido, aunque no puede equipararse a tener dos altavoces dedicados para ello.

Diseño y conexiones

El diseño de la barra es impresionante, y es sin duda una de las barras más sofisticadas del mercado. Aún con todos los drivers internos con los que cuenta, la barra es bastante delgada, aunque eso sí, con 120 cm de anchura. El chasis de aluminio con elegante acabado cepillado y la malla metálica le dan un aspecto soberbio que justifica lo que se paga por ella. El subwoofer es también una obra de arte, de tamaño enorme e imponente.

Además de Dolby Atmos incluye también con una actualización reciente de firmware soporte para DTS:X, siendo la barra más completa en este apartado ya que por supuesto también decodifica los formatos Dolby y DTS, así como sus versiones de alta resolución Dolby True HD y DTS-HD. Por ello es también compatible con audio de alta resolución.

La conectividad Bluetooth de esta barra se ve completada por la utilización del códec LDAC, que mejora hasta tres veces el flujo de datos de Bluetooth y entrega un audio de calidad de CD. Como suele ser habitual en Sony, también se incluye NFC para conectar la barra y un móvil fácilmente, haciendo contacto con el móvil en la parte derecha de la barra.

A todo esto, la HT-ST5000 dispone de conectividad WiFi, con la que puedes habilitar la barra de sonido como un altavoz multiroom más dentro del ecosistema de Sony, siendo además compatible con Google Cast y con Spotify Connect.

En el capítulo de conexiones físicas es también una de las barras de sonido más completas, con 3 puertos HDMI con passthrough 4K/60p y soporte para HDR y Dolby Vision, HDMI ARC, audio digital óptico, entrada auxiliar de 3,5 mm y USB. 

Lo peor que tiene es sin duda su precio de salida, pero si puedes permitírtelo estarás comprando la que es sin duda una de las mejores barras de sonido del momento.

¿Para quién la recomiendas?

Es un producto muy caro pero su sonido es verdaderamente soberbio, así que es recomendable para quien quiera lo mejor en sonido, sin importarle el precio.

La mejor barra de sonido en relación calidad-precio: Samsung HW-K450

Mejor barra de sonido calidad-precio: Samsung HW-K450

Si el presupuesto es cortito y no puedes gastar más de 200€, la barra de sonido más recomendable es la Samsung HW-K450. El punto fuerte de esta barra está en su excepcional relación calidad-precio. Y es que se trata de una barra de sonido que por poco dinero proporciona una calidad de sonido fantástica.

Calidad de sonido

Las virtudes de su sonido están en una escena sonora amplia, suficiente para llenar pantallas de 55″, pero sobretodo en la buena definición y cuerpo de sus frecuencias medias, aún y a pesar del poco tamaño que tienen sus woofers internos. Lo cierto es que el rendimiento sonoro de esta barra es superior a lo que suelen ser las barras en este rango de precios, ya que utiliza un woofer y un tweeter en ambos canales, proporcionando un sonido de mayor fidelidad que los típicos drivers de rango completo de las barras de sonido baratas.

Los graves son también buenos y tienen la suficiente pegada para hacer que disfrutemos de los temblores en las escenas de acción. El subwoofer, inalámbrico y de tipo bass-reflex, monta un cono de 6.5″, así que como puedes imaginar no alcanza la extensión y pegada de los subwoofers de gamas más altas, pero hasta donde llega (unos 40 Hz) hace un trabajo eficaz y convincente a la hora de añadir dinamismo y pegada al sonido.

El resultado de todo esto es un sonido de muy buena calidad, que es igual de bueno con el audio multicanal de películas y series que con el sonido estéreo de la televisión, además de un rendimiento muy notable con música, siendo en este sentido la barra de sonido más musical de entre todas las que cuestan menos de 200€.

Diseño y conexiones

La Samsung HW-K450 tiene también el privilegio de ser una de las pocas barras en este rango de precios que incorpora decodificador DTS junto al más habitual decodificador Dolby. Tiene además las conexiones adecuadas para disfrutar del mejor sonido de cine en casa: a la habitual entrada de audio óptico se le suma una entrada HDMI ARC que permitirá la simplificación de todas las fuentes multimedia que conectemos al televisor, además de una entrada HDMI con passtrhough 4K y otra entrada auxiliar de 3.5 mm.

El diseño de la barra cuenta con la ventaja de ser bastante compacto, sobre todo en altura ya que mide apenas 5 cm, mientras que de ancho ni siquiera llega al metro. El subwoofer también es compacto, ya que su cono es de poco tamaño, pero cuenta con la desventaja de tener puerto lateral en su lado derecho, lo que te obliga a ubicarlo en el lado izquierdo del mueble del televisor.

La Samsung HW-K450 dispone de 6 modos de sonido (Música, Voz, Deportes, Cinema, Noche), todos ellos optimizados para su uso particular. Adicionalmente, se puede establecer el modo de sonido Surround Sound Expansion, función que genera un campo de sonido envolvente virtual con un resultado limitado pero que puede satisfacer a algunos en determinadas situaciones. Todos estos modos se pueden cambiar desde el mando a distancia que viene incluido, pudiendo además visualizar en cada momento los ajustes que hacemos gracias al Display frontal ubicado en el centro de la barra.

Esta barra de Samsung también cuenta con Bluetooth, algo a tener en cuenta dadas las buenas capacidades de la barra a la hora de reproducir música. También se le puede añadir un USB para la reproducción de música, y si tu televisor es un Samsung de última generación, podrás conectarlo inalámbricamente a la barra haciendo uso de la función TV SoundConnect.

Por si fuera poco, a la barra se le pueden añadir los altavoces SWA-8000S para montar un sistema 4.1 inalámbrico y, desde luego, muy barato. Lamentablemente, parece que Samsung los está descatalogando, así que la única manera de adquirirlos es acudiendo al mercado de segunda mano o en vendedores de eBay.

¿Para quién la recomiendas?

Esta es una barra de sonido magnífica para el precio que tiene, ideal para quien quiera mejorar el sonido de su televisor por poco dinero. 

Barra de sonido sin Bluetooth: Sonos Beam

Después de la Playbar y la Playbase, Sonos se ha atrevido con una nueva barra de sonido con un concepto algo distinto a aquellas dos. Y es que la Sonos Beam está dirigida a usuarios que tengan problemas de espacio en salón pero no quieran renunciar a una buena calidad de sonido.

Calidad de sonido

Fantástico sonido en tamaño compacto: Sonos Beam

Aún a pesar de su tamaño reducido, Sonos se las ha apañado para reunir en su interior 5 transductores para un total de 3 canales, cada uno alimentado por amplificadores de clase D y con 3 radiadores pasivos que proporcionan una muy buena experiencia de graves sin necesidad de subwoofer.

Lo mejor de la barra es sin duda la espacialidad y amplitud de su sonido, que es realmente sorprendente teniendo en cuenta el tamaño de la barra. El truco está en sus dos woofers colocados en los extremos de la barra, orientados de manera que proyecten el sonido hacia los laterales para favorecer un efecto envolvente muy conseguido. Está claro que la barra ha sido diseñada con la idea de ofrecer un sonido lo más amplio posible en un cuerpo pequeño, porque ese es su mayor rasgo distintivo.

El resto de características de su sonido son bastante buenas, aunque alejadas del nivel de la Playbar o la Playbase, los otros dos altavoces para TV que Sonos tiene en su catálogo. Las frecuencias medias suenan muy bien, así como las bajas, gracias a esos tres radiadores pasivos. No obstante, los agudos pecan de definición y se muestran demasiado brillantes en ocasiones. Los graves también están muy lejos de tener el impacto que genera un subwoofer dedicado, así que el sonido en general es satisfactorio y contentará a un tipo de usuario poco exigente.

Diseño y conexiones

La Sonos Beam es una de las barras de sonido más pequeñas, con una anchura que no supera los 65 cm. La apariencia de la barra toma prestada la línea estética de los últimos altavoces de Sonos, con un diseño minimalista muy atractivo, con cuerpo de policarbonato y una malla de tela que recubre los laterales de la barra.

La Sonos Beam es también el primer producto de la compañía en incorporar una toma para HDMI ARC, además de la entrada para audio digital óptico. Y como el resto de altavoces de la compañía, dispone de WiFi para integrarla en el ecosistema multiroom de Sonos, así como hacer uso de Spotify Connect o Airplay. La barra no tiene mando a distancia, así que toca manejarlo todo con la app de Sonos, que es la app multiroom más completa y con mejor interfaz de todas. Se nota que Sonos es una compañía con mucha experiencia en esto de los altavoces WiFi, porque su sistema es una gozada y funciona fantásticamente bien, siendo la ausencia de conectividad Bluetooth el único contrapunto de su ecosistema.

Otra ausencia destacada es la incompatibilidad con DTS, una falla que ya es habitual en Sonos y que en pleno 2018 sigue sin encontrar justificación. Si los únicos contenidos que ves son en plataformas de VOD como Netflix o HBO, no tendrás problemas, pero si tienes reproductor Blu-Ray tendrás que mirar otras barras que sí son compatibles con DTS (en la actualidad, la mayoría).

¿Para quién la recomiendas?

Personas con problemas de espacio en el salón, que no quieran meter un subwoofer ni tengan espacio en el mueble de la TV para meter una barra de gran tamaño, y que tampoco quieran renunciar a una buena calidad de sonido.

Barra de sonido 4.1 sin cables: LG SJ4R

Barra de sonido 4.1: LG SJ4R

LG se ha quedado muy atrás en el mercado de las barras de sonido, ofreciendo productos mediocres que están muy lejos de la competencia en calidad de sonido. Pero hay una excepción, la LG SJ4R, una barra que viene con altavoces surround incluidos para montar un 4.1 de una calidad decente por un precio de risa.

Calidad de sonido

Dentro de la SJ4 encontramos una configuración de 2.1 canales, con dos woofers, dos tweeters y el cono del subwoofer, que es de 5″ y con diseño bass-reflex. Por otra parte, los altavoces traseros cuentan con un transductor de rango completo, y son altavoces pasivos que han de ir conectados a un amplificador que hace las veces de receptor inalámbrico.

En su conjunto, la LG SJ4R ofrece un sonido más que bueno por el precio que tiene. Esta barra brilla con luz propia en la reproducción de películas, series y videojuegos, gracias a la capacidad inmersiva de sus altavoces surround y de una respuesta de graves muy buena, con uno de los mejores subwoofers en su rango de precio. Con música rinde algo peor, pero ya digo que globalmente el sonido es bueno y pasa el examen con un aprobado, satisfaciendo las necesidades de un público poco exigente que simplemente busque algo efectivo con lo que obtener un sonido cinemático sin gastar mucho dinero.

Por precio y características es una barra similar a la Samsung HW-K450. Si hablamos de la barra por sí sola, la LG SJ4 es algo peor que su rival de Samsung, pero si hablamos del subwoofer el de la SJ4 es algo mejor, más profundo y con algo más de pegada. A la ecuación hay que añadir el hecho que la SJ4R ya trae los altavoces traseros, y esto es algo que decanta la balanza a su favor. Un buena recomendación para decidirse entre alguna de las dos es la siguiente: si le concedes la misma importancia a la música que al sonido de la TV, la Samsung HW-K450 es mejor en términos globales, pero si la quieres únicamente para cine y series, la LG SJ4R es más recomendable por ese extra en los graves y por los altavoces traseros ya incluidos. 

Diseño y conexiones

La LG SJ4R es una barra delgada y compacta, con una anchura que no llega a los 90 cm y una altura de 5,5 cm. En aspecto es muy similar a otras barras de sonido anteriores de LG, y la carcasa de la barra está hecha de plástico, cosa que tampoco vamos a criticar dado el precio de la barra. En el centro de la barra, una pequeña pantalla muestra información básica sobre los ajustes y modos de sonido seleccionados.

El subwoofer está mejor hecho, con un diseño bass-reflex en un cajón de madera y una malla de tela que protege su driver. Tanto el subwoofer como el receptor de los altavoces traseros se comunican con la barra de forma inalámbrica y su conexión es instantánea.

Un punto muy positivo de esta barra es que tiene un montón de conexiones, algo que tampoco es frecuente en las barras de sonido de su gama. Tiene HDMI 1.4 (eso si, sin Passthrough para 4K), HDMI ARC, audio digital óptico, entrada auxiliar de 3.5 mm, puerto USB y Bluetooth. La barra dispone de mando a distancia con varios ajustes y modos de sonido, el más interesante de ellos el modo Cinema, que refuerza los diálogos y activa los altavoces surround para un sonido envolvente e inmersivo.

Otro de los puntos fuertes de la LG SJ4R es su compatibilidad con archivos de audio. Tiene decodificación Dolby y DTS, ambas con reproducción multicanal, e incluso es compatible con LPCM, algo impropio en barras de sonido tan baratas. Además, es compatible también con audio de alta resolución.

¿Para quién la recomiendas?

Una compra del todo recomendable para quien quiera un equipo de sonido envolvente real al mínimo precio. Para colmo, si ya era barata cuando salió al mercado, ahora ha bajado aún más de precio, teniendo una relación calidad-precio excelente.

La barra de sonido buena, bonita y barata: Samsung HW-MS550

Otra buena barra de sonido perteneciente a la gama Sound+ de Samsung es la HW-MS550. Se trata del modelo de entrada de la gama, justo por debajo de la extraordinaria HW-MS650.

Calidad de sonido

La MS550, a diferencia de la MS650, no dispone del canal central para los diálogos, pero por lo demás es idéntica.

Barra de sonido buena, bonita y barata: Samsung HW-MS550Sus dos canales estéreo cuentan con 2 woofers y un tweeter cada uno, empleando cada driver 20W de amplificación y la tecnología patentada de cancelación de distorsión, y que tan buenos resultados le está dando a Samsung. Como resultado, el sonido es muy bueno, con unos muy buenos medios y agudos y un efecto estéreo muy notable, lo que la hace muy apropiada para música.

De hecho, en la reproducción musical tiene un rendimiento calcado al de HW-MS650. Donde sale perdiendo con respecto a su hermana mayor es con el audio multicanal de películas y series, ya que la ausencia del canal central se nota. Su rendimiento de bajos también se resiente, siendo inferior también en este aspecto.

Por todo esto, es una compra super recomendable si quieres priorizar el aspecto musical, por delante de los contenidos del televisor. Ahondando en esta idea, no vas a encontrar ninguna otra barra de sonido que suene mejor con música y por este precio.

Diseño y conexiones

El aspecto externo de la barra es un calco de la HW-MS650. Presenta el mismo chasis metálico y los mismos acabados, aunque la MS550 es algo más pequeña, con un ancho de 89 cm y 7,1 cm de altura.

Uno de los puntos fuertes de la barra es sin duda su conectividad. Pocas barras de este precio disponen de conexión WiFi y capacidades como altavoz multiroom. Además de WiFi también hay Bluetooth, una entrada HDMI con passthrough 4K, una toma HDMI ARC, audio digital óptico y entrada auxiliar de 3.5mm.

La Samsung HW-MS550 también decodifica tanto Dolby como DTS, además de PCM de dos canales. Es compatible con audio HD, remarcando así sus buenas capacidades como reproductor musical, que se ven reforzadas por el hecho de disponer de conexión WiFi con la que puedes reproducir música desde servicios en streaming, incluyendo Spotify Connect.

Por último, mencionar que la MS550, al igual que el resto de barras Sound+, puede ser ampliada adquiriendo el subwoofer inalámbrico SWA-W700, mejorando sus graves de forma drástico, y el kit de altavoces traseros SWA-9000S para los efectos envolventes, aunque por la ausencia de un canal central en la barra el equipo completo se quedaría en una configuración de 4.1 canales.

¿Para quién la recomiendas?

Teniendo en cuenta que la HW-MS550 se comporta mejor con música que con audio multicanal de películas y series, constituye una buena opción para quien priorice el aspecto musical de su barra de sonido y, al mismo tiempo, no quiera gastarse mucho dinero.

Barra de sonido sin subwoofer: Yamaha YAS-107

Gran sonido sin subwoofer: Yamaha YAS-107

Una de las últimas incorporaciones al catálogo de Yamaha ha sido la YAS-107, sucesora de la exitosa YAS-105. Aquella se caracterizaba por ser una barra de sonido con un sonido muy bueno pero siendo a la vez muy barata. En esta ocasión nos encontramos una barra incluso algo mejor en cuanto a sonido, pero manteniendo un precio bajo.

Calidad de sonido

Dentro alberga 6 transductores, con dos para los medios, otros dos para los agudos y otros dos woofers con puerto bass-reflex integrados para los graves. Esto hace que, sin necesidad de subwoofer externo, los bajos suenen de manera muy decente, aún sin llegar, claro está, al nivel de extensión y pegada de un subwoofer dedicado. Por fortuna, la YAS-107 tiene la posibilidad de añadirle un subwoofer externo por cable. Este ha de ser un subwoofer activo.

Por lo demás, el sonido tiene un alto grado de nitidez, claridad y detalle, además de un efecto estéreo muy notable, lo que la hace muy adecuada para música. De hecho, su sonido es el mejor que vas a poder encontrar en su mismo rango de precios, aunque la falta de subwoofer externo le resta dinamismo e impacto. Pero si se busca claridad y una mejora del sonido del televisor, sin la necesidad de añadir un subwoofer, y por un precio muy ajustado, esta barra es ahora mismo imbatible.

También lo es para cine, gracias a que emplea la tecnología DTS:x, una recreación virtual de sonido envolvente que, a diferencia de otras barras de sonido baratas, sí logra resultar convincente y da bastante el “pego”. La YAS-107 decodifica sin problemas tanto DTS como Dolby, aunque no LPCM ni archivos de audio de alta resolución.

Diseño y conexiones

La Yamaha YAS-107 es una barra muy bonita, con un sentido estético y moderno y con un tamaño no muy grande, con 89 cm de anchura y solo 5,3 cm de alto. La barra está prácticamente cubierta al completa por una malla de tela. En el centro de la barra, una tira con indicadores led nos muestra diversos avisos y estados del equipo, y en los dos extremos de la barra encontramos dos aperturas, que son los puertos de graves.

La YAS-107 cuenta con un buen número de conexiones, incluyendo HDMI con soporte 4K/60p, HDMI ARC, audio digital óptico y la pertinente entrada analógica de 3.5 mm. También dispone de Bluetooth en su versión 4.1. La ausencia de WiFi o de funciones multiroom están justificadas por tratarse de una barra de sonido destinada a la gama de entrada de la compañía japonesa.

Otra conexión que ya hemos mencionado es la salida para subwoofer, pudiendo así conectar cualquier subwoofer autoamplificado. La barra viene con un mando a distancia, pudiéndose controlar también con la app Home Theater Controller.

¿Para quién la recomiendas?

Con un sonido muy bueno, un diseño atractivo y compacto, y un precio muy ajustado, la Yamaha YAS-107 se convierte en otra barra de sonido de fantástica relación calidad-precio, y sin duda alguna un modelo muy recomendable para quien desee adquirir una barra de buen sonido, sin subwoofer externo y a un muy buen precio.

Barra de sonido con mejor subwoofer por debajo de 500€: Denon HEOS HomeCinema

Por parte de Denon nos llega la HEOS HomeCinema, una muy interesante barra de sonido que viene acompañada de uno de los mejores subwoofers inalámbricos del momento.

Calidad de sonido

Barra de sonido con mejor subwoofer: Denon HEOS HomeCinema

La HEOS HomeCinema es una barra 2.1, con 4 transductores internos (un tweeter y un mid-woofer por canal) y un subwoofer activo externo e inalámbrico, con doble cono de 5.25″ y diseño bass-reflex. Todos los transductores están alimentados con amplificación digital clase D, y la potencia máxima es de 150W RMS.

El sonido es muy bueno. Todas las frecuencias se reproducen con una respuesta plana que acercan la barra al rango de la alta fidelidad, pero sobre todo destaca la tremenda potencia, pegada y extensión de un subwoofer espléndido que aporta los graves imprescindibles para disfrutar de todo tipo de películas, series y videojuegos, y también de una magnífica reproducción musical.

El conjunto es caro para lo que suele ser habitual para una barra que solo tiene 2 canales frontales, pero la calidad de sonido es realmente buena, de las mejores en este rango de precios. A la barra solo le falta un canal central para igualar en calidad de sonido a la Samsung HW-MS650, aunque lo compensa con la calidad de su subwoofer, que deja en ridículo al resto de subwoofers que acompañan a las barras de sonido por menos de 500€.

Diseño y conexiones

Denon ha tenido el acierto de acompañar a esta barra con un buen número de conexiones, entre las que se incluyen HDMI ARC, audio digital óptico, coaxial y entrada auxiliar de 3.5mm. Además, cuenta con Bluetooth y WiFi, y forma parte de la gama HEOS de altavoces multiroom de Denon. La barra decodifica sin problemas tanto Dolby como DTS, y soporta archivos de música de alta resolución.

Su diseño es también estupendo, con una apariencia futurista pero sin estridencias, muy vanguardista y elegante. El perfil con forma pentagonal de la barra queda de lujo en el mueble del televisor, aunque hay que tener en cuenta que es una barra que supera el metro de ancho, midiendo 8,2 cm de alto.

La conexión con el subwoofer es inalámbrica y se realiza automáticamente con la primera puesta en marcha del equipo. La barra no tiene mando a distancia, pero con el estándar HDMI CEC se puede controlar el volumen con el mando del televisor si utilizas la conexión ARC, y la app de HEOS permite el resto de ajustes de la barra.

¿Para quién la recomiendas?

Gracias a su fantástico diseño, buen sonido y genial desempeño de su subwoofer, se trata de una barra de sonido muy recomendable para cualquiera que quiera un fantástico sonido en dos canales y con unos graves potentes. Tan solo cabe achacarle la falta de un canal central para diálogos; de tenerlo, estaríamos hablando muy posiblemente de la mejor barra de sonido por debajo de los 500€.

La mejor base de sonido: Sonos Playbase

Si lo que prefieres es una base de sonido, la Sonos Playbase es ahora mismo la mejor que puedes comprar.

Mejor base de sonido: Sonos Playbase

Calidad de sonido

La Sonos Playbase suena de escándalo tanto para cine como para música, y los programas de televisión los disfrutarás mucho más que antes por la claridad en las voces.

Culpa de esto la tiene su canal central, dedicado al realce de las voces y diálogos. La configuración de canales de la Playbase es un 3.1, con dos canales estéreo, izquierdo, derecho y un canal central, con dos altavoces de medios y un tweeter cada uno, más un subwoofer que está alojado en el interior de la base.

El sonido de la Playbase es bueno en todos los escenarios, pero brilla especialmente con las películas y series, donde ofrece un espacio sonoro amplio, con mucha verticalidad y con un posicionamiento sonoro de los objetos de la escena que es sobresaliente. El impacto y dinamismo del sonido es fantástico, y proporciona un disfrute enorme tanto en las escenas muy embarulladas de acción como en las más pausadas, donde los diálogos tienen una definición absoluta, sobre todo si el audio es multicanal y se aprovecha el canal central de las voces.

Aunque el efecto envolvente era superior en la Sonos Playbar, la Playbase tiene el beneficio del subwoofer interno, que proporciona unos graves muy buenos. De hecho, gracias a la inclusión de este subwoofer, no es necesario adquirir uno externo, por lo que al comprar la Sonos Playbase adquieres un todo en uno que te ahorra espacio y cables en el salón. Evidentemente, los bajos de la Playbase no se pueden equiparar al de un buen subwoofer externo de gama alta, pero me atrevo a decir que serán suficiente para la mayoría de usuarios.

En el plano musical es también un producto redondo. Aunque no ofrece un sonido de alta fidelidad a la altura del Sonos Play 5 (hasta la fecha en la que escribo esto, el mejor altavoz inalámbrico que he oído nunca), sí proporciona una escucha nítida, balanceada y dinámica en todo tipo de géneros.

Además, su potencia (no anunciada por el fabricante) es tal que puede llenar el salón de un sonido abrumador sin que distorsione en ningún momento, así que en este apartado es también un reproductor musical altamente recomendable. Para ello, se beneficia también del ecosistema Sonos, con el que puedes reproducir música de tu red local, de todos los servicios de streaming del mundo habidos y por haber, y de sus facilidades para configurar un sistema de altavoces multiroom e, incluso, montar un equipo 5.1 totalmente inalámbrico.

Diseño y conexiones

La Playbase adopta la forma de una base para ponerla debajo del televisor. La Playbase tiene unas medidas de 72 x 38 x 5,8 cm y un peso de 9 Kg, pero lo mejor es la robustez de la que hace gala. Fabricada con policarbonato de una sola pieza, la Playbase está preparada para soportar televisores de hasta 35 Kg.

El diseño moderno y minimalista de la Playbase es uno de sus puntos fuertes. Como se coloca debajo de la TV, la Playbase desaparece cuando apagamos las luces, y de día es un producto tan bonito y elegante que otorga sofisticación a cualquier salón.

Uno de los puntos negativos de la Playbase es la ausencia de puertos HDMI, cosa que ya sucedía con la Playbar. Así pues, las únicas conexiones de las que disponemos son una entrada de audio digital óptico, un puerto LAN y la ya sabida conexión WiFi.

Otro de sus inconvenientes es la incompatibilidad con audio en formato DTS, así como incompatibilidad con audio de alta resolución.

¿Para quién la recomiendas?

A pesar de no decodificar DTS, de la ausencia de conexiones HDMI y de su alto precio, el sonido de la Playbase es tan bueno, su diseño es tan práctico y bonito, y la app de Sonos tan fácil de utilizar, que recomendamos la Playbase a cualquier usuario que quiera disfrutar de un sonido magnífico en un formato de base de sonido con el que economizar espacio en el mueble de la TV.

Barra de sonido 3.1 asequible: Samsung HW-K550

La Samsung HW-K550 es otra buena barra de sonido por parte de Samsung. Esta barra ofrece una configuración de canales 3.1, con la presencia de un canal central para diálogos, por un precio muy interesante.

Calidad de sonido

Barra de sonido 3.1: Samsung HW-K550

Con un altavoz de frecuencias medias y otro de frecuencias altas por canal, la Samsung HW-K550 garantiza una respuesta muy buena, equilibrada y nítida en todas las frecuencias.

La presencia del canal central le otorga cuerpo y presencia en las escenas de diálogos y el subwoofer proporciona la profundidad y pegada suficientes para que las escenas de acción suenen con toda su espectacularidad. Se trata de un sonido muy bueno, que es incluso adecuado para escuchar música.

Es un sonido muy en la línea de la HW-K450, pues de hecho emplean los mismos transductores y tipo de amplificación. La diferencia entre ellas es la inclusión en la HW-K550 de un canal central, el cual se aprecia en películas y series con audio multicanal.

Con música la diferencia entre ambas es inapreciable, ya que el canal central queda inutilizado y se reproduce únicamente en dos canales. Los bajos son, eso sí, algo más extensos en la HW-K550, puesto que el subwoofer monta un driver de 7″, más grande que el de la HW-K450. Esa mayor profundidad en los graves añade dinamismo e impacto en las escenas de acción y en las bandas sonoras.

Diseño y conexiones

El diseño de la HW-K550 es prácticamente idéntico al de su hermana pequeña, la HW-K450. La barra es finita y ligera, con los transductores protegidos por una malla metálica, un pequeño display en el centro de la barra para indicar los ajustes y modos de sonido seleccionados, y cuatro botones en el extremo derecho de la barra. El subwoofer es más grande aunque con un perfil delgado, y su puerto lateral nos obligará a colocarlo en el lado izquierdo de la barra.

En conectividad es una barra que también va muy bien servida. Cuenta con entrada de audio digital óptico, puerto USB, entrada auxiliar de 3,5mm, HDMI con passthrough 4K/60p y HDMI ARC, y por supuesto también con Bluetooth. La barra es compatible con formatos Dolby, DTS y PCM, y la única pega es que la decodificación DTS únicamente soporta reproducción estéreo. La HW-K550 es también compatible con audio HD.

Con la barra se nos sirve un mando a distancia, con el que podemos realizar todos los ajustes de la barra. Los modos Movie y Surround aportan la mejor experiencia para ver películas y series, habilitando el canal central para diálogos con audio Dolby 5.1, mientras que con DTS no tendremos ese canal central ya que solo decodifica en 2.0. El modo Standard, por otra parte, es ideal para música, reproduciendo en estéreo sin modificar el sonido.

Por último, la HW-K550 puede ser ampliada con un kit de altavoces surround, el SWA-8000S, que convierten el conjunto en un equipo 5.1 de calidad más que decente y por un precio nada desorbitado. La pena es que Samsung ha descatalogado estos altavoces, así que encontrarlos es cada vez más difícil.

¿Para quién la recomiendas?

La HW-K550 es la barra de sonido con 3.1 más asequible y al mismo tiempo de mayor calidad de todas las que hay en el mercado. Por lo tanto, es una compra recomendada para todo aquel que quiera un 3.1 de buena calidad y al mejor precio posible.

Barra de sonido compacta: Sony HT-MT300

La Sony HT-MT300 es una estupenda barra de sonido caracterizada por su tamaño compacto, tanto en la barra como en el Subwoofer. Este, además, permite una colocación flexible en todas las posiciones y en diversas ubicaciones, incluido debajo del sofá.

Calidad de sonido

Barra de sonido compacta: Sony HT-MT300

Esta barra de sonido de Sony monta en su interior 2 transductores de rango completo, con una configuración de canales 2.1. Su sonido no es precisamente el más sofisticado, pero sí muy disfrutable, dinámico y sorprendentemente ágil.

El subwoofer, que es inalámbrico, no es tampoco la octava maravilla, pero tiene un desempeño notable que ayuda a proporcionar pegada e impacto. En general, la Sony HT-MT300 goza de un sonido bastante bueno en todos los escenarios, siendo una barra de sonido que cumple con todo tipo de contenidos, siempre que no se sea demasiado exigente con ella.

Por primera vez también vemos que un fabricante no sobredimensiona las cifras de la potencia del equipo. Sony anuncia 50W RMS para la barra, y otros 50W para el subwoofer. Los datos están acordes a la potencia real del equipo, que es suficiente para llenar de sonido estancias pequeñas, pero que se queda corto para estancias grandes.

Diseño y conexiones

Lo mejor de esta barra en cuanto a su diseño es lo pequeña que es. Con un tamaño de 50 cm de ancho y 5,4 cm de alto, esta es una de las barras más compactas que existen. Su apariencia es al mismo tiempo muy atractiva, empleando para su chasis un plástico muy resistente pero con acabados que le dan un toque muy elegante.

El subwoofer, de tipo bass-reflex, está diseñado con un perfil delgado que permite colocarlo en horizontal o en vertical, y también pensando en que pueda ser colocado debajo del sofá. En este caso, existe un modo de sonido que optimiza el rendimiento de los graves si optamos por colocar el subwoofer bajo el sofá. Como ves, Sony ha pensado claramente en esta barra como una solución para aquellos salones que realmente van muy justos de espacio.

En conectividad lleva lo justo, esto es una entrada de audio digital óptico, una entrada auxiliar y un puerto USB, además de la conectividad inalámbrica Bluetooth, y de manera muy conveniente también NFC para lanzar música a la barra directamente tocándola con un Smartphone que también disponga de NFC.

La barra es únicamente compatible con Dolby en cuanto a sonido codificado multicanal. Luego también es compatible con los archivos de música más comunes, que podrás reproducir a través de Bluetooth y de USB. La barra viene con un completísimo mando a distancia con el que se puede controlar absolutamente todos sus ajustes, incluyendo algunos modos de sonido para optimizar el sonido en según qué situaciones.

¿Para quién la recomiendas?

La Sony HT-MT300 es una barra de sonido que no es la mejor en ningún aspecto, pero que tiene la enorme ventaja de su tamaño reducido, siendo ideal para salones pequeños, con problemas de espacio o con complicaciones a la hora de colocar el subwoofer.

Sonido surround sin altavoces traseros: Yamaha YSP-1600

Sonido envolvente sin altavoces traseros: Yamaha YSP-1600

Una opción a tener en cuenta para aquellos que quieran disfrutar de un sonido envolvente, pero que no puedan o no quieran instalar altavoces traseros, es la Yamaha YSP-1600.

Calidad de sonido

Esta barra emplea la tecnología Beam de Yamaha, consistente en proyectar el sonido provocando que rebote en las paredes y generando así un efecto envolvente real sin necesidad de usar altavoces traseros dedicados. Lo hace a través de 8 conos de 2,8 cm cada uno, dispuestos en una larga fila horizontal en la barra, y que consiguen emular el sonido de un equipo 5.1.

El efecto no es tan preciso como en un sistema con altavoces dedicados, pero es muy convincente y a ratos resulta espectacular. El sonido es amplio, claro y con una gran capacidad de inmersión, aunque también resulta muy dependiente de la disposición de la sala. Lo ideal para que el sistema Beam funcione es que haya paredes no muy alejadas a ambos lados de la barra, de manera que los haces de sonido puedan ser rebotados en ellas.

Lo bueno es que a través del mando a distancia se pueden regular los haces de sonido para ajustarlos a las características del salón, y también podemos dejar que sea la app Home Theater Controller de Yamaha quien ajuste la proyección automáticamente.

Otro punto muy positivo es que la YSP-1600 lleva un subwoofer doble interno. La potencia y pegada de este es limitada, así que quien quiera disfrutar de más graves, tiene también la opción de añadir un subwoofer externo a través de la salida disponible en la barra.

Diseño y conexiones

La Yamaha YSP-1600 goza de un diseño fantástico, con un chasis metálico disponible en color gris o negro, y un ancho de justo un metro, pero con una altura escasa de 6,5 cm. Los 8 conos están en el centro de la barra, protegidos por una malla metálica, y a un lado de estos se encuentran los indicativos lumínicos para los ajustes y modos de sonido de la barra, mientras que al otro lado están los botones físicos.

Otro de los puntos fuertes de esta barra es el buen número de conexiones que tienes, con 2 puertos HDMI, uno de ellos ARC, la entrada de audio digital óptico, la toma auxiliar de 3,5mm y la salida para conectar un subwoofer externo. Pero es que aparte también cuenta con Bluetooth y con WiFi, formando parte de la familia de altavoces multiroom MusicCast de Yamaha.

La Yamaha YSP-1600 decodifica sin problemas tanto Dolby como DTS, y también LPCM. No es compatible con archivos de alta resolución.

¿Para quién la recomiendas?

Es una barra con un efecto envolvente muy conseguido gracias a su tecnología de proyección de haces de sonido, ideal para quien quiera disfrutar de una experiencia lo más inmersiva posible sin tener que instalar altavoces traseros.

Cómo funcionan las barras de sonido

Durante años las barras de sonido han sido el patito feo del audio, consideradas por los audiófilos como productos de segunda que proporcionan una calidad de sonido mediocre. Esto puede que haya sido así en el pasado, pero ha cambiado y ahora son productos mucho más serios.

Las barras de sonido se llaman así porque son altavoces alargados, con forma de barra, en los que hay dispuestos varios transductores, en configuraciones de 2 o 3 canales, combinándose la mayoría de las veces con un subwoofer.

Una barra de sonido proporciona mejor sonido que los altavoces de un televisor. El motivo es que por diseño, los televisores no pueden albergar transductores de gran tamaño, lo que les impide reproducir los medios y los graves con un nivel decente de fidelidad. Además, dentro de las barras de sonido hay espacio para introducir amplificadores de mayor calidad, alcanzando niveles de volumen mucho más altos que los de los televisores.

Las barras de sonido son también hoy en día verdaderos centros multimedia, que sirven como hubs para conectar múltiples dispositivos. Así pues, cuentan con puertos HDMI, de audio digital óptico, conexiones analógicas y también conectividad inalámbrica por Bluetooth o por WiFi.

¿Pero por qué comprar una barra de sonido, y no cualquier otro altavoz para TV? Una barra de sonido es mejor porque se adapta mejor al formato panorámico de los televisores modernos, y al distribuir el sonido horizontalmente representa mejor la escena sonora de las películas, series, programas de televisión o eventos deportivos.

Qué ventajas aporta una barra de sonido respecto al sonido de la TV

  • Sonido espaciado y envolvente: Aunque no todas las barras de sonido son igual de buenas en la creación de sonido envolvente, sí que ofrecen como mínimo un sonido mucho más espaciado que el que ofrecen los altavoces integrados de tu televisor. Y en el caso de las mejores barras de sonido del mercado, el sonido envolvente que proporcionan está muy cerca de la experiencia ofrecida por un equipo 5.1, haciendo que la visualización de películas sea un auténtico placer.
  • Diálogos mucho más claros y graves con más pegada: Debido al poco espacio de los chasis de las TV planas actuales, los altavoces integrados en estas tienen serios problemas para reproducir de manera digna los medios y los graves, lo cual afecta al sonido de las voces y el de algunos efectos, como por ejemplo las explosiones. Una barra de sonido corrige ese problema, añadiendo un subwoofer, ya sea integrado en la misma barra o fuera de ella.
  • Más volumen: Al tratarse de altavoces autoamplificados, las barras de sonido proporcionan un volumen más alto que el que puede llegar a ofrecer el televisor.
  • Reproducción de música de alta fidelidad: Incluso las barras de sonido más baratas tienen una respuesta de frecuencia muchísimo mejor que los altavoces de un televisor, y ya ni hablemos de su sensibilidad o impedancia, por lo que la diferencia a la hora de reproducir música es abismal, con una mayor separación de instrumentos, menor distorsión harmónica y mayor rango dinámico, con un sonido, en los mejores casos, cercano a la alta fidelidad.
  • Mayores posibilidades multimedia: Las barras de sonido actuales empiezan a integrar conectividad inalámbrica, además de un montón de puertos y entradas por cable. Las amplias posibilidades de conectividad proporcionan a una barra de sonido la versatilidad suficiente para servir como altavoz para TV, altavoz para el móvil y tablet o sistema de audio completo para el hogar.

Preguntas y respuestas antes comprar de una barra de sonido

Son bonitas, elegantes y quedan de lujo montadas junto al televisor. ¿Es suficiente con esto para escoger una? Obviamente, la respuesta es no.

Si compramos una barra de sonido es porque queremos mejorar el sonido de nuestra TV, y por eso debemos priorizar la calidad de sonido que nos ofrece la barra por encima de cualquier otra consideración. Aparte del sonido en sí, también tendremos que valorar otras cuestiones, que son las que atenderemos a continuación en esta guía de compra.

Barra de sonido: Guía de compra

¿Qué es lo más importante para una buena calidad de sonido?

Puesto que una barra de sonido es un producto que trata de mejorar el sonido mediocre de nuestro televisor, el aspecto más importante es, precisamente, la calidad de sonido.

No todas las barras de sonido ofrecen una buena calidad de sonido, y este es un error en el que caen muchas personas que desconocen conceptos básicos del sonido o que no tienen el oído muy afinado. De hecho, algunas barras de sonido de gama muy baja no mejoran mucho el sonido del televisor.

¿Cómo podemos hacernos una idea de si el sonido de una barra es bueno o no? Principalmente por la calidad y cantidad de los transductores. Estos pueden ser de frecuencias agudas (tweeters), de frecuencias medias y bajas (woofers) o de frecuencias muy bajas o graves (subwoofers). También hay transductores de rango completo, que reproducen todas las frecuencias en un único altavoz.

Se consigue una mayor fidelidad, claridad, nitidez y potencia con transductores dedicados para cada corte de frecuencia que con un transductor de rango completo. Es por ello que las barras de sonido más baratas suelen llevar un único altavoz de rango completo por canal, mientras que las mejores barras de sonido se caracterizan por llevar, como mínimo, un tweeter y un woofer por canal, y en algunos casos hasta 2 woofers por canal para una respuesta de bajos más precisa.

Mucha gente se fija en el dato de la potencia RMS. Los RMS determinan cual es la potencia máxima con la cual puede trabajar antes de empezar a distorsionar el sonido y a producir daños en la bobina del altavoz.

La potencia es uno de los principales reclamos de los fabricantes, pero lo cierto es que aún más importante es el dato de la sensibilidad, y este no siempre lo facilitan. Explicado de manera muy simple para profanos, la sensibilidad afecta a la eficiencia del altavoz a la hora de convertir los vatios en decibelios. Por lo tanto, a mayor sensibilidad, menos vatios necesarios para reproducir un sonido alto y claro.

Hay muchas barras de sonido que prometen potencias enormes (200W o más) pero que suenan peor a volúmenes altos que otras barras con menos potencia pero mejor sensibilidad. Así pues, desconfía de este dato y dale una importancia relativa.

Lo cierto es que hay barras de sonido de 100W que suenan infinitamente mejor que otras barras de sonido anunciadas a bombo y platillo con potencias de 300W o más. ¿Por qué? Simplemente porque tienen mejores transductores, mejores etapas de amplificación, mejores crossovers, mejores DSP y mejor circuitería interna. Por eso, los datos que facilitan los fabricantes no significan mucho: lo mejor es que pruebes tú mismo la barra para ver si te convence su sonido, y si no puedes hacerlo, pues para eso estamos nosotros: en nuestros análisis, el capítulo de la calidad de sonido es el más importante y al que más atención prestamos.

El rango de las frecuencias audibles en el ser humano es de 20 Hz (graves) a 20.000 KHz (agudos). Un buen equipo de sonido es el que cubre ese rango de frecuencias de manera más ajustada. Un equipo de sonido que cubra ese espectro de frecuencias audibles es lo que se denomina como equipo de sonido HiFi (alta fidelidad). A veces verás anunciados unos rangos de frecuencia aún más bajos que los 20 Hz, lo que equivale a unos graves más profundos (las frecuencias más bajas no las percibe el oído humano en forma de sonido pero sí en forma de vibración). Tienes más información sobre esto último en este magnífico artículo.

¿Necesito subwoofer?

Un subwoofer se encarga de reproducir las frecuencias más bajas del espectro de sonido, es decir, los graves. Para que estos tengan ese impacto y la pegada que tanto gusta cuando ves una película (el temblor del suelo o las ventanas con las explosiones o el ruido de motor) se necesita un altavoz con mucho diámetro para desplazar el aire necesario para la longitud de onda de este tipo de frecuencias.

El problema de las barras de sonido más finas es que tampoco permiten albergar altavoces de mucho diámetro, así que la solución por la que optan es añadir en el pack un subwoofer externo. Esto puede representar un problema si vas corto de espacio en el salón, aunque la ventaja del subwoofer (siempre que este sea de calidad) es que puedes ponerlo en una esquina del salón, pues su sonido no es direccional sino “expansivo”.

Algunas otras barras de sonido con mayor grosor permiten tener dentro de ellas un subwoofer interno. Esta solución queda a medio camino: por una parte permitirá una reproducción de graves más extensos que las barras de sonido delgadas, aunque probablemente carezcan de la profundidad que proporciona un subwoofer externo.

De todos modos, hay barras de sonido sin subwoofer, ni externo ni interno, cuyos graves son más extensos, profundos e intensos que el de muchas barras de sonido de gama baja. Un ejemplo es el de la Samsung HW-MS650. ¿Cómo es esto posible? Simplemente porque alberga 2 woofers de gran tamaño por canal y goza de crossovers activos que dividen la frecuencia para que cada transductor se encargue de un corte de frecuencia concreto, además de una tecnología de cancelación de la distorsión que mueve los dos transductores al mismo tiempo para reducir la distorsión. Como ves, en el mundo del audio no todo es tan sencillo ni todo es blanco o negro.

Nuestro consejo es que adquieras una barra de sonido con subwoofer externo si quieres unos graves con mucha pegada (hablamos de pegada al referirnos a la vibración o temblor que se experimenta con el sonido de las explosiones, las balas o el ruido de un motor). De lo contrario, una barra de sonido con subwoofer interno, o simplemente con una buena respuesta de bajos, será más que suficiente.

¿Cuanto más grande, mejor?

Por norma general, sí. Suele existir una correlación debido a que una mayor longitud permite albergar más transductores y de mayor tamaño, con la consecuente mejora en la fidelidad de las frecuencias medias y graves.

De todos modos es sorprendente cómo ha avanzado el mundo del sonido en este aspecto. Por ejemplo, la Samsung HW-K450 tiene un tamaño bastante pequeño, pero su respuesta es estupenda en todas las frecuencias. No obstante, el sonido se mueve por unas leyes físicas ineludibles, y por lo tanto el tamaño influye.

¿Decodificador Dolby o DTS?

Lo ideal es que disponga de ambos. 

Dolby es el formato que utilizan todos los servicios de VOD (Video on demand), los audios multicanal que emiten las cadenas de televisión en la TDT también utilizan Dolby, y por último está presente en la inmensa mayoría de Blu-Rays. Es por ello que todas las barras tienen un decodificador Dolby integrado (es raro encontrar una barra de sonido que no lo tenga).

Luego está el DTS, otro formato de audio multicanal que usa menor compresión que Dolby. El DTS se encuentra disponible, sobre todo, en DVD y Blu-Rays. Por lo tanto, si ves mucho contenido en estos formatos, seguramente te convendría comprar una barra con decodificador DTS para no quedarte limitado si quieres usar la pista DTS de tus películas.

La inmensa mayoría de barras de sonido tienen decodificador Dolby integrado. Respecto a la decodificación DTS, es menos habitual encontrarla, y generalmente hemos de ir a modelos de gama media-alta para ver barras de sonido compatibles con DTS. Si compras una barra sin DTS, y quieres utilizar la pista DTS de tus Blu-Ray, la única posibilidad que tendrías de poder escucharla sería si tu TV tiene decodificador DTS.

Luego también has de tener en cuenta que muchos televisores ya incluyen sus propios decodificadores Dolby (lo más habitual) y DTS (esto es más habitual en las teles modernas). Si una TV tiene ya decodificador interno, podrá decodificar el sonido y entregarlo a la barra en un formato sin compresión que podrá leer perfectamente.

Te recomendamos que leas nuestro artículo acerca de Dolby y DTS para saber más sobre estos dos formatos y sus versiones de alta resolución, Dolby True HD y DTS-HD.

Otros formatos más recientes, como Dolby Atmos o DTS:X proporcionan un sonido aún más envolvente, y aunque de momento son pocas las barras de sonido compatibles con ellos, cada vez hay más. Estos formatos necesitan un mayor número de transductores, ya que necesitan generar canales de sonido superiores, por eso suelen ser mucho más caras.

¿Me conviene una barra de sonido inalámbrica?

Siempre es preferible en cuestiones de audio optar por conexiones cableadas, pues son las que proporcionan mayor calidad de sonido. No obstante, con la llegada del Bluetooth 4.0 y la tecnología aptX, el sonido a través de Bluetooth se reproduce muy bien, con la única salvedad de las posibles interferencias que pueda haber con otros dispositivos de casa.

La conectividad inalámbrica nos proporciona además mayor versatilidad. Podremos, por ejemplo, escuchar la música de nuestro PC o del móvil a través de Bluetooth, o bien reproducir archivos en un servidor de medios a través de WiFi. La conexión WiFi también nos da acceso a las funciones multiroom, o a lanzar música de manera muy fácil con servicios como Spotify Connect.

Así pues, no está de más adquirir una barra de sonido con WiFi y Bluetooth, aunque teniendo presente la recomendación de conectar siempre barra de sonido y televisor a través de cable.

Con Display frontal… ¿Es necesario?

Algunas barras de sonido, sobre todo las de gama alta, tienen una pequeña pantalla LCD, lo cual siempre viene bien para saber el estado de los ajustes de la barra o el nivel del volumen.

¿Es dramático si no la tienen? Hombre, pues no, pero no está de más que la tengan, especialmente si están ocultas tras la rejilla frontal que proteje los altavoces, tendencia que están adoptando cada vez más fabricantes, y que le da un toque sofisticado además de no molestar cuando estamos viendo una peli a oscuras.

Pantalla barra de sonido

¿Qué conexiones necesito?

Las que tenga tu TV, Blu-Ray o aparato del que quieras reproducir su sonido, ni más ni menos.

Una barra de sonido puede tener entrada HDMI o conector óptico Toslink; ambos soportan el audio multicanal y son las adecuadas para televisores y decodificadores, aunque es mucho más recomendable el HDMI, un cable más moderno y con mayor ancho de banda, compatible con todos los formatos de audio existentes y capaz de transportar formatos de audio en alta resolución.

La conexión HDMI ARC (canal de retorno de audio) es especialmente recomendable, ya que te permite usar el televisor como hub de todas tus conexiones y enviar el audio de todos los contenidos que veas en tu TV a la barra, a través de un único cable, lo que simplifica la configuración y te ahorra posibles problemas de incompatibilidades entre formatos de audio.

Luego, si tienes una TV ya algo antigua quizás no te quede más remedio que conectarla a la barra a través de RCA, conector del que disponen aún muchas barras. Otros tipos de conectores que podrás encontrar son el USB, para reproducir audio desde dispositivos USB portátiles, o puertos mini-jack de 3.5mm, tanto de entrada como de salida, ya sea para conectar un equipo estéreo o para conectar los auriculares.

A este capítulo de conexiones se suma, por supuesto, las inalámbricas de Bluetooth y WiFi, de las que ya hemos hablado antes.

Si quieres saber más acerca de la conexión entre una barra de sonido y el televisor, te recomendamos este otro artículo.

Diferencias entre una base y una barra de sonido

Diferencia entre base y barra de sonido

En esencia es exactamente lo mismo que una barra de sonido, pero con un diseño distinto, mucho más grueso ya que está pensada para ser colocada debajo del monitor.

Una base de sonido es más resistente para poder soportar el peso de tu TV; solo has de asegurarte que el peso de esta no supere el máximo permitido por el fabricante de la base de sonido, así como que la base sea más ancha que la peana del televisor.

Esta es sin duda la opción de compra adecuada si no hay mucho espacio entre la base de la tele y el mueble donde está puesta. Pero además, algunos fabricantes aprovechan que en ellas hay más espacio interior para introducir un subwoofer interno para una reproducción de graves muy buena sin necesidad de añadir un subwoofer externo.

¿Dónde la coloco?

La ubicación ideal para una barra de sonido es frente a ti, a poder ser a una altura próxima a la línea de tus oídos. Obviamente no habrá mucha diferencia si la sitúas un poco por abajo o por encima, pero lo que no deberías hacer bajo ningún concepto es situarla muy por encima del televisor o directamente en el suelo.

Dicho esto, la opción por la que optan la mayoría, y para lo cual están pensadas, es ubicarla en el espacio que hay entre la base de la tele y la superficie del mueble donde está puesta. A tal efecto, viene bien que la peana del televisor no sea central sino que esté en los laterales. En esta ubicación, la barra sonará de forma óptima, y le dará un toque distinguido a tu salón.

Si debajo del televisor no hay espacio, puede colocarse encima de él, sobre una balda. Esta ubicación es un poco peor que la anterior, aunque está bien si te aseguras de no situarla muy por encima (digamos que tienes hasta un metro de margen).

Si, en cambio, tienes la televisión colgada en la pared gracias a un soporte VESA, y no tienes ningún mueble debajo de ella donde colocar la barra, tendrás que buscar una barra de sonido que tenga soporte para montaje en la pared. Haberlas las hay, y muchas.

Si ninguno de estos sitios te va bien, me temo que tendrás que comprar una base de sonido, de las cuales ya hemos hablado en el punto anterior, y que básicamente son lo mismo que una barra de sonido, pero con un diseño más ancho para ponerse debajo del televisor y soportar su peso.

Ubicación de una barra de sonido

¿Y qué hay del subwoofer? Las mejores opciones son justo debajo de la barra de sonido, en el caso que tengas espacio ahí, o bien en cualquiera de los dos lados del mueble donde tengas la tele. Otra opción posible es en una esquina del salón, siempre que el subwoofer sea de calidad y trabaje exclusivamente con frecuencias por debajo de lo 100 Hz, pues de lo contrario el sonido ganaría direccionalidad.

Para saber más acerca del Subwoofer y su ubicación ideal, te recomiendo que leas este artículo.

¿Y el mando a distancia?

El mando a distancia es recomendable siempre, pero algunos fabricantes están optando por no incluirlo y hacer que el manejo de la barra se haga a través de aplicaciones para móviles.

Otra solución por la que apuestan cada vez más compañías es la de incluir un puerto HDMI ARC en la barra, usando un estándar compatible con HDMI CEC, de manera que puedas controlar el volumen de la barra con el mismo mando del televisor. Esto también puede hacerse con el cable de audio digital óptico en algunos Smart TV con funcionalidades avanzadas.