Las mejores barras de sonido

las mejores barras de sonido

¿Qué mejor manera de acompañar nuestro televisor que con una elegante y potente barra de sonido?

Y es que la calidad de imagen de los televisores ha mejorado una barbaridad en la última década, pero no así el sonido de los mismos, pues con el escaso grosor de los televisores modernos resulta imposible obtener un buen sonido. Es por esto que las barras de sonido han experimentado un auge brutal en los últimos años, y son ya el equipo de sonido preferido por la mayoría, por encima de los Home Cinema.

¿Tú también quieres una para acompañar a tu televisor? Aquí tienes las mejores barras de sonido para este 2024.

La Samsung HW-Q950A es la mejor barra de sonido del momento. Este modelo ofrece el mejor sonido con Dolby Atmos y DTS:X gracias a su configuración de 11.1.4 canales: además de la barra, hay un subwoofer inalámbrico y dos altavoces traseros con conos de proyección aérea para los efectos aéreos, así que más que una barra de sonido estamos hablando de un equipo Home Cinema con todas las de la ley.

La calidad de sonido es impresionante y sigue la herencia de Samsung con su buen hacer en sonido desde que adquirió parte del equipo de ingenieros de Harman/Kardon, con un fidelidad absoluta en todas las frecuencias, una potencia altísima sin distorsión y el mejor efecto envolvente que se puede llegar a soñar en un ámbito doméstico.

Además, no solo es perfecta en cuanto a sonido, sino que va bien servida de puertos HDMI, compatibles todos con 4K, HDR10 y Dolby Vision, además de conexiones inalámbricas como WiFi y Bluetooth.

Así pues, no hay mucho más que discutir: si quieres la mejor barra de sonido, compra esta.

Mejor alternativa: LG SP11RA

Como alternativa a la HWQ950A de Samsung tenemos la LG SP11RA, conjunto de barra de sonido más subwoofer y altavoces traseros que conforman una configuración de 7.1.4 canales y una potencia de 770W.

Aunque con un sonido menos “exuberante” debido a contar con menos canales, la LG SP11RA proporciona un sonido altamente satisfactorio tanto con Dolby Atmos y DTS:X como con otro tipo de audio multicanal, así como con música, aspecto en el que LG ha mejorado mucho respecto a barras de sonido de años anteriores.

La LG SP11RA también goza de las bondades de un diseño sobrio pero elegante, y de un buen número de conexiones, incluyendo Bluetooth 5.0 y WiFi para Spotify Connect, Chromecast, AirPlay 2 y compatibilidad con Alexa y Google Assistant.

En la gama media de Samsung encontramos una joyita, la Samsung HW-Q800A, una barra de sonido de 3.1.2 canales que reproduce Dolby Atmos y DTS:X con solvencia y que además reproduce fantásticamente bien la música en estéreo, siendo una barra estupenda como reproductor multimedia y todoterreno de absolutamente cualquier tipo de contenido que reproduzcas en el salón.

Por si fuera poco, es bastante compacta, y tiene tanto HDMI eARC como un puerto HDMI con soporte para HDR10 y Dolby Vision, además de conexiones Bluetooth y WiFi con Spotify Connect. Y si quieres ampliarla puedes hacerlo con el kit de altavoces SWA-9500S, con el que podrás montar un equipo 5.1.4 de fantástica calidad.

Todo esto por un precio en torno a los 500€. No hay ninguna otra barra en el mercado que ofrezca tanto por este mismo precio.

Mejor alternativa: LG SP8YA

La LG SP8YA es el equivalente a la Samsung HW-Q800A en el catálogo de LG. Esta barra tiene una disposición de 3.1.2 canales, con reproducción Dolby Atmos y DTS:X.

Los puntos fuertes de esta barra radican en una calidad de sonido muy sólida, muy cercana a la que proporciona la LG SP11RA aunque, evidentemente, sin la misma experiencia envolvente con Atmos y DTS:X. No obstante, su calidad con el resto de audio multicanal, música, videojuegos o programas televisivos es muy alta, siendo una alternativa muy a tener en cuenta.

Además, goza de muy buenas conexiones, y su diseño, de poco más de un metro de ancho y con una altura muy baja, de solo 5.5 cm, hacen de ella una barra idónea para usar con televisores de peana baja, como muchas de las propias Smart TV de LG.

La Samsung HW-S60A es, seguramente, la mejor barra de sonido sin subwoofer que ha lanzado la marca coreana desde la mítica HW-MS650. Como aquella, esta HW-S60A goza de una calidad de sonido superior a lo que haría presagiar su contenido tamaño.

Así pues, esta barra reproduce de manera fantástica tanto música, como cine, series y cualquier tipo de contenido televisivo, gracias a un canal central dedicado y la incorporación d conos de proyección lateral y la tecnología Acoustic Beam, que ayudan a proporcionar una experiencia de sonido amplia y de buena capacidad de inmersión a pesar de las reducidas dimensiones de la barra.

Siendo cierto que a la barra le faltan graves, y que algunas personas pueden echar en falta disponer de puertos HDMI o la falta de compatibilidad con Dolby Atmos, no es menos cierto que el público al que se dirige esta barra tendrá suficiente con su conexión ARC, así como las conexiones Bluetooth y WiFi que facultan a esta barra para su uso con Alexa, Spotify Connect o AirPlay 2. Para quien realmente note mucho la falta de graves, puede comprar el subwoofer inalámbrico SWA-W500, o también el kit de altavoces surround SWA-9100S, con los que podrá formar un equipo 7.1 de mucha calidad y de precioso diseño.

Mejor alternativa: Sonos Beam

La Sonos Beam es una gran alternativa a la Samsung HW-S60A, aunque también más cara. No obstante, resulta difícil resistirte a la tentación de una barra de tan solo solo 65 cm de ancho que, además suena muy bien, sorprendentemente bien teniendo en cuenta su tamaño, y con una amplitud y efecto estéreo que no se corresponden con la poca anchura de la barra.

Es, además, la primera barra de Sonos con HDMI ARC, así que la instalación es más sencilla que nunca, y el ecosistema multiroom de Sonos, que es el mejor del mercado, permite disfrutar de una app de control fantástica y con multitud de servicios de música en streaming.

356,99€
449,00€
en stock
1 usados desde 356,99€
a fecha de abril 17, 2024 9:14 am
Amazon.es
549,00€
en stock
3 nuevos desde 549,00€
a fecha de abril 17, 2024 9:14 am
Amazon.es

Si tienes poco más de 200€ para gastar en una barra de sonido, gástalos en la Denon DHT-S316. Este conjunto 2.1 ofrece una calidad de sonido bastante buena, especialmente con música, donde muestra un desempeño increíble, pero igualmente disfrutable con cine y series, con un sonido que suena amplio, con buena definición en las voces y un subwoofer que ofrece unos graves controlados, adecuados para disfrutar de cierta pegada sin ganarnos la enemistad de nuestros vecinos.

Esta barra también goza de unas conexiones adecuadas para su rango de precio, con puerto HDMI ARC y puerto de audio digital óptico, además de Bluetooth, y la barra decodifica sin problemas tanto Dolby como DTS. La barra es también bastante compacta, pesa poco y es discreta, y lo mejor de todo, como decía antes, es su precio. Como ves, una barra buena, bonita y barata.

Mejor alternativa: Samsung HW-A550

La Samsung HW-A550 es la heredera de las míticas barras Samsung HW-N450 o K450, barras que sonaban de lujo para lo que costaban, siendo las mejores opciones de compra por debajo de los 200€.

Lo mismo ocurre con esta Samsung HW-A550, una barra 2.1 que ofrece un magnífico sonido todoterreno, sonando muy bien con cine, series y programas de televisión, y sonando especialmente con música, con una calidad que supera a la inmensa mayoría de altavoces Bluetooth, con lo que es una barra ideal también para escuchar música en el salón.

Solo cabe lamentar el hecho que Samsung haya decidido prescindir en este modelo del soporte para 4K en su único puerto HDMI, decisión incomprensible que, a pesar de todo, no menoscaba el resto de apartados, siendo esta una de las mejores barras de sonido baratas que puedes comprar.

Qué es y qué hace una barra de sonido

Las barras de sonido se llaman así porque son altavoces alargados, con forma de barra, en los que hay dispuestos varios transductores, en configuraciones de 2 o 3 canales, combinándose la mayoría de las veces con un subwoofer.

Una barra de sonido proporciona mejor sonido que los altavoces de un televisor. El motivo es que por diseño, los televisores no pueden albergar transductores de gran tamaño, lo que les impide reproducir los medios y los graves con un nivel decente de fidelidad. Además, dentro de las barras de sonido hay espacio para introducir amplificadores de mayor calidad, alcanzando niveles de volumen mucho más altos que los de los televisores.

Las barras de sonido son también hoy en día verdaderos centros multimedia, que sirven como hubs para conectar múltiples dispositivos. Así pues, cuentan con puertos HDMI, de audio digital óptico, conexiones analógicas y también conectividad inalámbrica por Bluetooth o por WiFi.

¿Pero por qué comprar una barra de sonido, y no cualquier otro altavoz para TV? Una barra de sonido es mejor porque se adapta mejor al formato panorámico de los televisores modernos, y al distribuir el sonido horizontalmente representa mejor la escena sonora de las películas, series, programas de televisión o eventos deportivos.

Qué ventajas aporta una barra de sonido respecto al sonido de la TV

  • Sonido espaciado y envolvente: Aunque no todas las barras de sonido son igual de buenas en la creación de sonido envolvente, sí que ofrecen como mínimo un sonido mucho más espaciado que el que ofrecen los altavoces integrados de tu televisor. Y en el caso de las mejores barras de sonido del mercado, el sonido envolvente que proporcionan está muy cerca de la experiencia ofrecida por un equipo 5.1, haciendo que la visualización de películas sea un auténtico placer.
  • Diálogos mucho más claros y graves con más pegada: Debido al poco espacio de los chasis de las TV planas actuales, los altavoces integrados en estas tienen serios problemas para reproducir de manera digna los medios y los graves, lo cual afecta al sonido de las voces y el de algunos efectos, como por ejemplo las explosiones. Una barra de sonido corrige ese problema, sobre todo si dispone de subwoofer externo o de woofers internos que lleguen bien abajo en la escala de frecuencias.
  • Más volumen: Al tratarse de altavoces autoamplificados, las barras de sonido proporcionan un volumen más alto que el que puede llegar a ofrecer el televisor.
  • Reproducción de música de alta fidelidad: Las mejores barras de sonido pueden ofrecer una respuesta de frecuencia muchísimo mejor que los altavoces de un televisor, y ya ni hablemos de su sensibilidad o impedancia, por lo que la diferencia a la hora de reproducir música es abismal, con una mayor separación de instrumentos, menor distorsión harmónica y mayor rango dinámico, con un sonido, en los mejores casos, de alta fidelidad.
  • Mayores posibilidades multimedia: Las barras de sonido actuales empiezan a integrar conectividad inalámbrica, además de un montón de puertos y entradas por cable. Las amplias posibilidades de conectividad proporcionan a una barra de sonido la versatilidad suficiente para servir como altavoz para TV, altavoz para el móvil y tablet o sistema de audio completo para el hogar.

Barras de sonido: respuestas a preguntas frecuentes

En los 3 años de vida de esta web he recibido centenares de consultas sobre barras de sonido. He intentado compilar en este apartado las más frecuentes.

¿Potencia equivale a un buen sonido?

No. Esta es una de las confusiones más habituales entre los que quieren comprar un altavoz de cualquier tipo pero no tienen mucha idea de sonido.

La potencia se anuncia en RMS. Los RMS determinan cual es la potencia máxima con la cual puede trabajar antes de empezar a distorsionar el sonido y a producir daños en la bobina del altavoz. La potencia es uno de los principales reclamos de los fabricantes, pero lo cierto es que aún más importante es el dato de la sensibilidad, y este no siempre lo facilitan.

Explicado de manera muy simple para profanos, la sensibilidad afecta a la eficiencia del altavoz a la hora de convertir los vatios en decibelios. Por lo tanto, a mayor sensibilidad, menos vatios necesarios para reproducir un sonido alto y claro.

Lo cierto es que hay barras de sonido de 100W que suenan infinitamente mejor que otras barras de sonido anunciadas a bombo y platillo con potencias de 300W o más. ¿Por qué? Simplemente porque tienen mejores transductores, mejores etapas de amplificación, mejores crossovers, mejores DSP y mejor circuitería interna.

Entonces ¿Qué es lo más importante para que una barra de sonido suene bien?

Principalmente por la calidad y cantidad de los transductores. Estos pueden ser de frecuencias agudas (tweeters), de frecuencias medias y bajas (woofers) o de frecuencias muy bajas o graves (subwoofers). También hay transductores de rango completo, que reproducen todas las frecuencias en un único altavoz.

Se consigue una mayor fidelidad, claridad, nitidez y potencia con transductores dedicados para cada corte de frecuencia que con un transductor de rango completo. Es por ello que las barras de sonido más baratas suelen llevar un único altavoz de rango completo por canal, mientras que las mejores barras de sonido se caracterizan por llevar, como mínimo, un tweeter y un woofer por canal, y en algunos casos hasta 2 woofers por canal para una respuesta de bajos más precisa.

¿Es imprescindible el subwoofer?

Un subwoofer se encarga de reproducir las frecuencias más bajas del espectro de sonido, es decir, los graves. Para que estos tengan ese impacto y la pegada que tanto gusta cuando ves una película (el temblor del suelo o las ventanas con las explosiones o el ruido de motor) se necesita un altavoz con mucho diámetro para desplazar el aire necesario para la longitud de onda de este tipo de frecuencias.

El problema de las barras de sonido más finas es que tampoco permiten albergar altavoces de mucho diámetro, así que la solución por la que optan es añadir en el pack un subwoofer externo. Esto puede representar un problema si vas corto de espacio en el salón, aunque la ventaja del subwoofer (siempre que este sea de calidad) es que puedes ponerlo en una esquina del salón, pues su sonido no es direccional sino “expansivo”.

Algunas otras barras de sonido con mayor grosor permiten tener dentro de ellas un subwoofer interno. Esta solución queda a medio camino: por una parte permitirá una reproducción de graves más extensos que las barras de sonido delgadas, aunque probablemente carezcan de la profundidad que proporciona un subwoofer externo.

Mi consejo es que adquieras una barra de sonido con subwoofer externo si quieres unos graves con mucha pegada (hablamos de pegada al referirnos a la vibración o temblor que se experimenta con el sonido de las explosiones, las balas o el ruido de un motor). De lo contrario, y si no eres un sibarita dle sonido, una barra de sonido con subwoofer interno, o simplemente con una buena respuesta de bajos, será más que suficiente.

Te recomiendo la lectura de este otro artículo para saber de qué manera afectan los graves a la experiencia cinematográfica.

¿Cómo conecto la barra de sonido a mi televisor?

La mejor conexión es la HDMI, y si puede ser, con HDMI ARC. Con HDMI ARC podrás controlar el volumen de la barra con el mando del televisor. Si tu televisor es una Smart TV, quizás puedas hacerlo también con el cable de audio digital óptico.

La cosa cambia si quieres disfrutar de formatos de audio multicanal de alta resolución o de audio por objetos, como Dolby True HD, DTS-HD, DTS:X y Dolby Atmos. En este caso tendrás que conectar el reproductor a la barra por HDMI, y luego sacar la señal de vídeo desde la barra al televisor por HDMI. Esto es así porque el estándar HDMI ARC no tiene ancho de banda suficiente para transmitir una señal de audio de alta resolución.

Tienes más información sobre conexiones en mi guía sobre cómo conectar una barra de sonido al televisor.

¿Mejor una barra de sonido o un Home Cinema?

Aún existe el mito de que una barra de sonido no tiene nada que hacer frente a un Home Cinema. Esta afirmación no es más que eso, un mito, ya que actualmente las mejores barras de sonido suenan mejor que muchos Home Cinema.

No voy a ser yo quien diga que no vale la pena comprar un equipo Home Cinema. El problema es que para comprar un Home Cinema medio decente hay que rascarse el bolsillo, generalmente los Home Cinema por menos de 600€ no son nada del otro mundo.

Además, y aún gastándote mucho dinero en montar un buen Home Cinema, tienes el engorro de tener que tirar cables por el salón y configurarlo como es debido para que suene bien.

Una barra de sonido requiere de pocas configuraciones, suena bien nada más sacarla de la caja y si es un modelo de gama alta tendrá soporte para múltiples formatos y además conectividad inalámbrica, por lo que no tendrás líos de cables en casa.

¿Qué formatos de sonido necesito decodificar?

Lo mínimo y obligatorio es que pueda decodificar Dolby.
Dolby es el formato que utilizan todos los servicios de VOD (Video on demand) como Netflix, HBO o Amazon Prime Video. También los audios multicanal que emiten las cadenas de televisión en la TDT y está presente en la inmensa mayoría de Blu-Rays. Es por ello que todas las barras tienen un decodificador Dolby integrado (es raro encontrar una barra de sonido que no lo tenga, ya que su utilidad sería nula).

Luego está el DTS, otro formato de audio multicanal que usa menor compresión que Dolby. El DTS se encuentra disponible, sobre todo, en DVD y Blu-Rays. Por lo tanto, si ves mucho contenido en estos formatos, seguramente te convendría comprar una barra con decodificador DTS para no quedarte limitado si quieres usar la pista DTS de tus películas.

Luego también has de tener en cuenta que muchos televisores ya incluyen sus propios decodificadores Dolby (lo más habitual) y DTS (esto es más habitual en las teles modernas). Si una TV tiene ya decodificador interno, podrá decodificar el sonido y entregarlo a la barra en un formato sin compresión que podrá leer perfectamente.

Te recomiendo que leas mi artículo acerca de Dolby y DTS para saber más sobre estos dos formatos y sus versiones de alta resolución, Dolby True HD y DTS-HD.

Las barras con Dolby Atmos y DTS:X ¿Valen la pena?

Absolutamente. Estos dos formatos son el futuro del sonido en el cine, así que comprar una barra de sonido con Dolby Atmos y DTS:X es una forma de tener una barra de sonido compatible y asegurada para el futuro.

Si has tenido ocasión de ir a un cine con sistema Dolby Atmos habrás podido disfrutar de un sonido verdaderamente espectacular, caracterizado por esa burbuja de sonido que te envuelve por completo, también por encima de tu cabeza gracias a los altavoces superiores.

Obviamente la experiencia en casa no es tan espectacular, pero sí es más envolvente que en un 5.1 o 7.1 tradicional. Las barras de sonido con Dolby Atmos y DTS:X suelen disponer de proyectores de sonido que hacen rebotar los canales en el techo para lograr ese efecto surround aéreo tan espectacular y característico de estso formatos.

Lee este artículo sobre Dolby Atmos para saber más sobre este formato.

¿La barra y el televisor han de ser de la misma marca?

No, para nada. Aunque hay fabricantes que hacen ver lo contrario, lo hacen solo con fines publicitarios, para que gente poco informada compre el pack de TV + barra de sonido de la misma marca.

Puesto que la conexión entre TV y la barra vas a hacerla a través de HDMI, HDMI ARC o audio digital óptico, es absolutamente irrelevante que la barra y el televisor sean de marcas distintas, pues estas conexiones emplean protocolos que funcionan exactamente igual entre aparatos de distintos fabricantes.

Sí que es verdad que algunos fabricantes te lo ponen un poco más fácil a la hora de conectar la barra de sonido al televisor vía inalámbrica si son de la misma marca, pero no te aconsejo para nada que conectes la barra de sonido al televisor vía Bluetooth, más que nada por la peor calidad de sonido que obtendrás pero también por la latencia del Bluetooth, que provoca la pérdida de sincronía entre imagen y sonido.
¿Quieres acompañar tu barra de sonido con un nuevo televisor? Échale un vistazo a esta guía para saber qué televisor comprar.

¿Qué fabricantes de barras de sonido son los mejores?

Ahora mismo Samsung y Yamaha son las que están sacando mejores modelos y con una mejor relación calidad-precio. En menor medida también Denon y Sonos, ambas haciendo gala de sus sistemas multisala, y también Sony en algunos modelos de gama alta, aunque Sony tiene la costumbre de poner precios desorbitados en sus gamas altas.

No suelo recomendar barras de sonido de marcas generalistas de electrodomésticos como LG, Philips o Panasonic, sobre todo en sus modelos de gamas medias y altas. Suelen tener productos muy inflados de precio, con prestaciones escasas frente a la competencia y con una calidad de sonido que en muchos casos es mediocre.

El caso de Samsung es distinto. Hace 3 años compró Harman, una marca de enorme reputación en el mundo del audio, y se llevó a sus mejores ingenieros a su laboratorio de California con el objetivo de convertir a la división de sonido de Samsung en una de las más punteras. Y a fe que lo están consiguiendo, con algunas de las mejores barras de sonido de los últimos años. Puedes leer más sobre esta adquisición en este enlace.

¿Por qué no recomiendas barras de sonido Bose? ¿Qué me estoy perdiendo?

Bose es posiblemente la marca de productos de sonido más sobrevalorada de la historia.

Verás que algunas de sus barras de sonido están entre las más vendidas y leerás comentarios muy positivos sobre ellas. Lo cierto es que ninguna de sus barras me ha inspirado sensaciones muy positivas ni me ha parecido que se hayan merecido la fama que tienen.

Bose es el claro ejemplo de lo bien que funciona el marketing, consiguiendo vender productos que son claramente inferiores a otros, y encima más caros. Por ejemplo, la Bose Solo 5 se vende al mismo precio que la Samsung HW-N450, siendo esta muchísimo mejor en todos los aspectos.

La Bose Soundbar 500, aún siendo una buena barra con un sonido más que aceptable, cuesta más que la Samsung HW-MS650 o la Denon HEOS HomeCinema, cuando estas suenan mucho mejor y son más completas en conectividad y compatibilidad con formatos de audio.

Por lo tanto, si se te ha metido entre ceja y ceja una barra Bose, te aconsejo que te lo pienses dos veces antes de comprarla. Aquí te cuento más sobre las barras de sonido Bose.

¿De qué me sirve tener una barra de sonido con WiFi o Bluetooth?

Siempre es preferible en cuestiones de audio optar por conexiones cableadas, pues son las que proporcionan mayor calidad de sonido. No obstante, con la llegada del Bluetooth 4.0 y de los nuevos códecs Bluetooth como aptX, el sonido a través de Bluetooth se reproduce con una buena calidad, con la única salvedad de las posibles interferencias que pueda haber con otros dispositivos de casa y de la latencia que provoca un retardo entre la señal de vídeo y la de audio.

La conectividad inalámbrica nos proporciona además mayor versatilidad. Podremos, por ejemplo, escuchar la música de nuestro PC o del móvil a través de Bluetooth, o bien reproducir archivos en un servidor de medios a través de WiFi. La conexión WiFi también nos da acceso a las funciones multiroom, o a lanzar música de manera muy fácil con servicios como Spotify Connect o Apple AirPlay.

Así pues, no está de más adquirir una barra de sonido con WiFi y Bluetooth, aunque teniendo presente la recomendación de conectar siempre barra de sonido y televisor a través de cable.

¿Dónde la coloco?

La ubicación ideal para una barra de sonido es frente a ti, a poder ser a una altura próxima a la línea de tus oídos. Obviamente no habrá mucha diferencia si la sitúas un poco por abajo o por encima, pero lo que no deberías hacer bajo ningún concepto es situarla muy por encima del televisor o directamente en el suelo.

Dicho esto, la opción por la que optan la mayoría, y para lo cual están pensadas, es ubicarla en el espacio que hay entre la base de la tele y la superficie del mueble donde está puesta. A tal efecto, viene bien que la peana del televisor no sea central sino que esté en los laterales. En esta ubicación, la barra sonará de forma óptima, y le dará un toque distinguido a tu salón.

Si debajo del televisor no hay espacio, puede colocarse encima de él, sobre una balda. Esta ubicación es un poco peor que la anterior, aunque está bien si te aseguras de no situarla muy por encima (digamos que tienes hasta un metro de margen).

Si, en cambio, tienes la televisión colgada en la pared gracias a un soporte VESA, y no tienes ningún mueble debajo de ella donde colocar la barra, tendrás que buscar una barra de sonido que tenga soporte para montaje en la pared. Haberlas las hay, y muchas.

Si ninguno de estos sitios te va bien, me temo que tendrás que comprar una base de sonido, que es lo mismo que una barra de sonido, pero con un diseño más ancho para ponerse debajo del televisor y soportar su peso.

¿Cuál es la mejor ubicación para el subwoofer?

Para el subwoofer las mejores opciones son justo debajo de la barra de sonido, en el caso que tengas espacio ahí, o bien en cualquiera de los dos lados del mueble donde tengas la tele.

Otra opción posible es en una esquina del salón, siempre que el subwoofer sea de calidad y trabaje exclusivamente con frecuencias por debajo de lo 100 Hz, pues de lo contrario se generaría un efecto indeseado de direccionalidad.

Para saber más acerca del Subwoofer y su ubicación ideal, te recomiendo que leas este artículo.

¿Qué diferencia hay entre una barra y una base de sonido?

Una base es exactamente lo mismo que una barra de sonido, pero con un diseño distinto, mucho más grueso ya que está pensada para ser colocada debajo del televisor.

Una base de sonido es más resistente para poder soportar el peso de tu TV; solo has de asegurarte que el peso de esta no supere el máximo permitido por el fabricante de la base de sonido, así como que la base sea más ancha que la peana del televisor. Esta es sin duda la opción de compra adecuada si no hay mucho espacio entre la base de la tele y el mueble donde está puesta.

Pero además, algunos fabricantes aprovechan que en ellas hay más espacio interior para introducir un subwoofer interno para una reproducción de graves muy buena sin necesidad de añadir un subwoofer externo. Como ves, todo en ello está pensado para la economización de espacio.