8.0
Puntuación

A favor

  • Buen sonido para el precio que tiene
  • Rendimiento fantástico con música
  • Recepción y estabilidad de Bluetooth muy buena
  • Tamaño muy compacto, tanto la barra como el subwoofer

En contra

  • Sin puerto de entrada HDMI
  • Cambios inapreciables entre los modos de sonido
  • Falta definición en las frecuencias más altas
Calidad de sonido
7
Diseño
8.5
Conexiones
7.5
Calidad-precio
9

Veredicto

Una barra de sonido 2.1 que suena bien para el precio que tiene, y que es aún mejor con música que con cine o series. Una opción estupenda, barata y muy compacta para quien busque algo con lo que mejorar el sonido del televisor y, además, disfrutar enormemente de la música en su salón.

220,00€
223,20
disponible
9 Nuevo Desde 220,00€
A partir de mayo 24, 2020 6:57 pm
Envío gratuito

En este artículo analizaré la Denon DHT-S316, una barra de sonido 2.1 que lleva en el mercado algo más de un año, pero que se ha ido conociendo y vendiendo más en los últimos meses gracias a su bajo precio y también (justo es decirlo) a los problemas de stock de Samsung, que la han dejado como una de las pocas barras 2.1 con un precio decente.

Denon DHT-S316: Especificaciones

  • Formato: Barra de sonido con subwoofer
  • Canales: 2.1
  • Drivers: 5, 2 woofers, 2 tweeters y 1 subwoofer externo
  • Tipo Subwoofer: Bass Reflex, inalámbrico
  • Potencia RMS: 100W
  • Decodificación: Dolby, DTS
  • Conexiones de cable: 1x HDMI, 1x audio digital óptico, 1x salida analógica 3,5 mm
  • Conexiones inalámbricas: Bluetooth
  • Mando a distancia: Si
  • Tamaño: 90 x 5,5 x 8,2 cm (barra), 17 x 31 x 34 cm (Subwoofer)
  • Peso: 1,8 Kg (barra), 5,2 Kg (Subwoofer)
  • Colores disponibles: Negro

Diseño

Con unas dimensiones de 90 cm de anchura, 5,5 cm de alto y 8,2 cm de profunda, la Denon DHT-S316 es una de las barras de sonido 2.1 más compactas de los últimos tiempos. Esto es un punto a favor para quienes tengan problemas de espacio en el mueble del televisor.

Por medidas es una barra excelente para televisores entre las 32 y las 47 pulgadas. Obviamente no hay ningún problema si la pones con un televisor más grande, pero como puedes ver en la imagen, la barra es realmente pequeña en comparación con mi TV LG OLED de 55″.

Denon DHT-S316: Diseño

La carcasa de la barra es de plástico, y con lo ligera que es (menos de 2 Kg) da la sensación de ser muy poquita cosa, pero esto es solo en apariencia. Por delante, la típica malla de tela protege los transductores, y en el centro de la misma está el logo de Denon.

Por arriba, disponemos de una hilera de botones, los clásicos comandos básicos para el volumen, la selección de la fuente de sonido, activar el Bluetooth y, por supuesto, encender y apagar la barra.

Justo encima del logo, hay unos diminutos LED que sirven de indicadores de estado para algunas funciones, pero son tan pequeños que prácticamente ni se ven. Además, resulta un poco confuso y caótico saber estos estados, pues son combinaciones y unos pocos colores. Puedes ver la tabla de los estados de estos LED en este enlace.

Denon DHT-S316: Botones

El Subwoofer es también muy compacto, más de lo que acostumbran a ser. Es totalmente inalámbrico y es de tipo Bass Reflex, aunque cuenta con el puerto de aire en su parte frontal. Esto tiene la ventaja de poder colocarlo en cualquiera de los dos lados de la televisión.

Un detalle: dentro del paquete vienen los soportes por si quieres colgar la barra en la pared. Así pues, quien tenga realmente muchos problemas de espacio, no tiene excusa.

Conexiones

En el apartado de conexiones nos encontramos con una barra de sonido equipada con los habitual en su rango de precios. Contamos con un puerto HDMI ARC, para enviar todo el sonido del televisor y poder controlar el volumen de la barra con el mando del televisor.

Cómo no, también hay una entrada de audio digital óptico, del todo conveniente para los televisores más antiguos que no tengan HDMI ARC. Y como nota positiva, hay también una entrada de audio analógico de 3,5 mm (mini-jack), siendo esta una de las poquísimas barras de sonido actuales que cuentan con esta conexión. Si tienes un televisor muy, muy antiguo, que solo pueda sacar audio analógico, la Denon DHT-S316 es para ti.

Del lado inalámbrico, tenemos Bluetooth en su versión 4.2. Lamentablemente solo tenemos perfil A2DP, ni rastro de aptX ni aptX-HD. Lo que sí tiene es un modo de espera, que permite encender la barra automáticamente si un dispositivo previamente sincronizado se conecta al Bluetooth. Esta función se puede desactivar.

Denon DHT-S316 Altavoz soundbar Negro Inalámbrico y alámbrico - Barra de Sonido (DTS,Dolby Digital, Inalámbrico y alámbrico, A2DP, 0,3 W, 900 mm, 82 mm)

Además, hay que apuntar que el rendimiento Bluetooth es fantástico. La cobertura es enorme y la recepción fantástica, pudiendo enviar música desde más de 10 metros, con paredes y muebles de por medio, sin que la señal sufra interferencias.

Controles

Además de los botones presentes en la barra para realizar algunas de las funciones más básicas, la Denon DHT-S316 viene con un pequeño mando a distancia, con el que podremos seleccionar algunos modos de sonido y ajustes adicionales.

Los botones y lo que hacen son estos:

  • Botón de encendido y apagado: sin misterios
  • Botón de silencio: tampoco hace falta explicarlo
  • Tres botones de selección de fuente: uno para TV (salida óptica o HDMI ARC), otro para salida auxiliar, y un tercero para el Bluetooth
  • Bass: Ajuste de la intensidad de los graves
  • Vol: Ajuste del volumen
  • Botón Movie: Este es el modo predeterminado de la barra, pero si lo cambias, puedes volver a activarlo con este botón. El sonido simula el audio del cine, con potenciación de las voces y un ligero efecto envolvente
  • Botón Night: El habitual compresor del volumen, para igualar todos los sonidos y evitar sustos que puedan despertar a los vecinos por la noche
  • Botón Music: Un sonido más neutro para otorgar naturalidad a la música
  • Tres botones de Dialog Enhancer: Un refuerzo de las voces mediante tres botones, para 3 niveles de ajuste en función de nuestra preferencia
Denon DHT-S316: Mando a distancia

Esto es todo. No hay posibilidad de acceder a ajustes extra mediante ninguna app. Seguramente se echa en falta algún ajuste de ecualización más. Además, el cambio entre los distintos modos es muy pequeño y, en algunos, inapreciable. Este es uno de los aspectos más flojos que he encontrado en la Denon DHT-S316.

Canales de audio, transductores y formatos de audio

Como ya he mencionado un par de veces, este Denon DHT-S316 es un equipo de sonido de 2.1 canales. La distribución de transductores es de un tweeter y un mid-woofer por canal. Denon no facilita datos del tamaño de estos drivers, y la protección frontal tampoco permite apreciarlo a la vista, pero por el tamaño tan pequeño de la barra, estos deben ser pequeños.

Denon tampoco facilita datos de la potencia del conjunto en la información oficial de su web, aunque consultando la información de retailers he podido saber que la potencia es de 100W RMS.

Tampoco hay manera de saber el diámetro exacto del cono del subwoofer, pero por el tamaño del mismo, debe andar por las 6 pulgadas, un tamaño en consonancia con el tipo de equipo del que estamos hablando.

Respecto a la compatibilidad con audio, no hay ninguna sorpresa. La Denon DHT-S316 decodifica sin problemas tanto el contenido Dolby como DTS, así como también LPCM.

Calidad de sonido

Después de haber probado tantas barras de sonido, uno puede hacerse una idea aproximada de su sonido simplemente observando su tamaño y leyendo un poco por encima sus especificaciones. Yo tenía la expectativa de que esta barra sonaría parecida a la Samsung HW-N450, y mi análisis no ha quedado muy lejos de ese presentimiento.

Como aquel modelo de Samsung, esta Denon DHT-S316 suena bastante bien para el precio que tiene. Su sonido es bastante equilibrado, sin ser sobresaliente en ninguna frecuencia pero sin ser tampoco un desastre en ninguna de ellas. Los medios tienen el suficiente aplomo y cuerpo, y tan solo en los agudos más altos he notado sibilancias y efectos brillantes, cosa que he apreciado más que nada en el sonido de los platillos.

En cuanto a los graves, lo esperable en un subwoofer de estas proporciones: quedan lejísimos de la pegada de subwoofers de otras gamas. De hecho, si tomo como referencia la Denon HEOS HomeCinema, el subwoofer de la DHT-S316 queda en ridículo, ya que es bastante peor. No obstante, resulta evidente que proporciona mucha más pegada y dinamismo que los altavoces del televisor, así que solo por eso ya sales ganando.

Una peculiaridad que comparte con la HW-N450 de Samsung (y su modelo posterior, el HW-R550) es que suena, sorprendentemente, mejor con música que con contenido de cine o series. He probado la barra con todo tipo de géneros musicales, y en todos ha dado la talla: no hay duda que es un reproductor musical super competente, y diría aún más, es un fantástico equipo musical por el precio que tiene, mucho mejor que muchos altavoces WiFi o Bluetooth que le doblan de precio, así que en este aspecto es una compra absolutamente recomendada.

Con el resto de contenidos, el sonido es bueno, aunque ya digo que sin alardes. Probando la barra con la película Midway en Amazon Prime Video, el sonido es lo suficientemente cinemático y disfrutable, con las voces sonando con un aceptable nivel de detalle, así como el sonido de las explosiones, que suenan muy bien gracias al subwoofer. Lo mismo probando con videojuegos como Red Dead Redemption 2, que me ha sorprendido para bien, sonando muy bien los diálogos, el sonido ambiental y fantásticamente bien con el sonido de los disparos.

Eso sí, olvídate de efecto envolvente: es un buen sonido en estéreo, y por las dimensiones de la barra y las características y disposición de sus drivers, resulta imposible expandir el sonido mucho más allá de las dimensiones físicas de la barra.

Además, la Denon DHT-S316 no permite la ampliación mediante altavoces traseros para un sonido surround. Esto es lo que es: un buen equipo 2.1, y los que quieran más canales y un sonido más envolvente deberán buscar en la competencia.

De potencia puede decirse que no va justa pero tampoco sobrada. En salones de 25-30 m2 anda bien, pero si le aprietas de volumen en los niveles máximos se le empiezan a ver las costuras con la habitual crepitación y distorsión en frecuencias medias-altas. Es por esto que en salones más grandes, puede quedarse algo corta, sobre todo si te gusta disfrutar de volúmenes altos.

Denon DHT-S316: Conclusiones y alternativas

La Denon DHT-S316 es una barra de sonido buena, bonita y barata. Es todo lo que se le puede pedir a una barra de sonido actualmente en este rango de precios. Suena aceptablemente bien con el contenido de la televisión, con cine, series y videojuegos, y suena aún mejor con música, siendo un fantástico reproductor musical para el salón.

Dicho todo esto, no quiero decir que suene muy bien con música y mal con cine o series. El sonido mejora mucho respecto a los altavoces del televisor y respecto a la inmensa mayoría de barras de sonido de menos de 200€, pero también veo justo decir que hay un salto cualitativo importante entre esta barra y las que se van por encima de los 300€.

Sin ir más lejos, la Denon HEOS HomeCinema es unos 200€ más cara, pero es notablemente superior, con un sonido mucho más rotundo, potente y con unos graves fantásticos. Es cierto que ya no es tan fácil de conseguir en España, pero tras haber probado ambas, la diferencia es clara y notoria.

La referencia, como ya digo, es la Samsung HW-N450. Tiene mucho en común con aquella en su perfil de sonido e incluso en el resto de características, aunque es cierto que la Samsung tenía un puerto de entrada HDMI que, en el caso de la Denon DHT-S316 se echa de menos.

Por un precio similar tenemos la Yamaha YAS-109. Esta tiene la ventaja de tener WiFi y Alexa, mejores conexiones y un sonido más refinado en las frecuencias medias y altas, aunque también es cierto que la Denon DHT-S316 tiene mejores graves por su subwoofer externo. Si los graves te preocupan poco, probablemente la YAS-109 sea una mejor barra en términos generales.

Si la comparación es con la hermana pequeña de la YAS-109, la Yamaha YAS-107, ahí sí que tiene ligera ventaja la Denon DHT-S316. El sonido de la Yamaha sigue siendo algo más refinado, pero no goza de la ventaja de su conexión WiFi, y en los graves sigue perdiendo, con lo que la Denon DHT-S316 constituye una compra más apetecible si no tienes problemas en poner un subwoofer en el salón.