8.1
Puntuación

A favor

  • Tamaño super compacto y diseño minimalista muy bonito
  • Sonido espacioso, amplio y de gran capacidad de inmersión
  • Graves no muy extensos pero precisos, detallados, sin distorsión
  • Conectividad WiFi e integración en el ecosistema Sonos

En contra

  • Frecuencias altas algo sibilantes y excesivamente brillantes en ocasiones
  • Sin decodificación para DTS
Calidad de sonido
8
Diseño
10
Conexiones
7
Calidad-Precio
7.5

Veredicto

Uno de los productos con mejor relación calidad-precio de Sonos. Aunque en sonido no es la mejor, suena bastante bien y ofrece muchas de las virtudes de los productos de Sonos: un diseño minimalista precioso, sencillez de instalación y uso, y el mejor ecosistema de altavoces WiFi y multiroom del mundo, con una app de manejo que es una maravilla.

381,65€
in stock
11 Nuevo Desde 381,65€
1 Usado Desde 562,90€
A partir de noviembre 20, 2019 9:49 pm
Envío gratuito
407,00€
in stock
9 Nuevo Desde 407,00€
A partir de noviembre 20, 2019 9:49 pm
Envío gratuito

A mediados de este año Sonos anunciaba por sorpresa una nueva barra de sonido, la Sonos Beam. El anuncio de este nuevo producto fue sorpresa porque no hacía ni año y medio que Sonos había lanzado al mercado la Playbase, y Sonos es una compañía que espacia mucho en el tiempo el lanzamiento de nuevos productos.

Sin embargo, la Sonos Beam tiene un concepto totalmente distinto a la Playbase o a la ya antigua Playbar. Estamos ante una barra de tamaño muy compacto, destinada a un tipo de usuario que no quiera meter un armatoste en un salón, pero que tampoco quiera renunciar a una calidad de sonido decente. La Sonos Beam cumple con este propósito ya que, después de haberla podido probar en casa, puedo afirmar que es la barra de sonido que mejor suena de entre todas las barras y bases de sonido de tamaño compacto.

La Beam también añade algunas novedades al catálogo de barras de sonido de Sonos, como el control por voz a través de Alexa, y la inclusión (por fin) de un puerto HDMI ARC.

Sonos Beam: Especificaciones

  • Formato: Barra de sonido
  • Canales: 3
  • Drivers: cuatro woofers, un tweeter y tres radiadores pasivos
  • Tipo Subwoofer: No tiene
  • Amplificación: 5 amplificadores clase D
  • Decodificación: Dolby
  • Conexiones de cable: HDMI ARC, Audio digital óptico
  • Conexiones inalámbricas: WiFi
  • Mando a distancia: No
  • Tamaño: 65,1 x 10 x 6,8 cm
  • Peso: 2,8 Kg
  • Colores disponibles: Negro y blanco

Diseño, controles y conexiones

Como suele ser habitual en los últimos productos de Sonos, el diseño de la Sonos Beam es muy bonito, elegante y sobretodo, minimalista,  siguiendo la línea estética inaugurada por el Sonos Play 5, y seguida después por la Playbase y el Sonos One. La diferencia, en el caso de la Sonos Beam, es que su tamaño es muy reducido en comparación con la Playbase o la Playbar: la barra mide solo 65 cm de ancho, y pesa menos de 3 Kg. Es realmente compacta, ideal para muebles de TV donde haya poco espacio.

Beam presenta controles táctiles en la parte superior de la barra y un LED indicativo de estado. Estos controles sirven para ajustar el volumen, detener y reanudar la reproducción. También hay un botón para enmudecer temporalmente el micrófono para el control de voz. En los laterales y frontal de la barra, una malla de tela protege los transductores, además de darle un toque elegante.

Sonos Beam: Diseño

En la parte trasera se encuentran las tomas para las entradas de audio. Encontramos una entrada de audio digital óptico, pero como novedad destacable en Sonos encontramos también un puerto HDMI ARC. Junto a ellos, también hay un puerto Ethernet, para usarlo si tenemos problemas de cobertura inalámbrica en casa, o si tenemos problemas con la configuración inicial. También la entrada de alimentación eléctrica.

Como suele ser también habitual en Sonos, Beam viene sin mando a distancia, así que el control de la barra se hace únicamente a través de sus botones táctiles, pero sobre todo, a través de la app de Sonos, disponible tanto para iOS como para Android. La app de Sonos es un verdadero ejemplo de funcionalidad, con una interfaz intuitiva a la par que bonita estéticamente.

La app la necesitaremos tanto para la instalación inicial de la barra como para los ajustes que tenemos disponibles, como un ecualizador para los agudos y los graves, la selección de modos de sonido como el modo nocturno, que comprime el rango dinámico para evitar excesivos saltos de volumen cuando vemos películas por la noche, o el modo de mejora de la voz, que realza las voces para escuchar mejor los diálogos.

La app también es necesaria para integrar servicios de música en streaming, como Airplay, Amazon Music, Google Music, Soundcloud, Tidal, TuneIn y, por supuesto, Spotify, siendo también compatible con Spotify Connect. Sonos es el sistema multiroom que más servicios tiene, así que en este sentido es una pasada de completa. En la app también podremos acceder a la música de nuestro Smartphone para reproducirla en la barra.

El volumen de la barra también puede controlarse mediante el mando a distancia del televisor. Para ello se necesita conectar la barra y la TV  través de HDMI ARC. También hay televisores que permiten controlar el volumen a través de la conexión de audio óptico.

Transductores y compatibilidad con formatos de audio

Parece mentira, pero Sonos se las ha ingeniado para meter, dentro de un tamaño tan compacto, 5 transductores para un total de 3 canales: el izquierdo, el derecho y uno central para las voces. En concreto son 4 woofers de rango completo, más un tweeter para los agudos. La particularidad con la Sonos Beam es que dos de los woofers están situados justo en los extremos de la barra, y esto está pensado para darle amplitud al sonido. Los otros dos woofers están en una posición más centrada, a ambos lados del tweeter del canal central.

Además de estos transductores, la Sonos Beam incorpora en su interior tres radiadores pasivos, uno por cada canal, para añadirle pegada a los graves. Cada transductor está alimentado por un amplificador de clase D, un tipo de amplificación digital que es ya habitual en los altavoces Sonos, y que proporciona potencia y un alto nivel de volumen sin distorsión.

Sonos Beam

También hay que mencionar, siendo esto una novedad, la inclusión de una matriz de 5 micrófonos de gran alcance, para hacer uso de las funciones de la barra como asistente virtual. Esta función solo estará disponible en nuestro país cuando aterrice Alexa, o cuando la barra se actualice con soporte para los asistentes virtuales de Google y Apple.

Es una pena que Sonos no se haya atrevido, de una vez por todas, a añadir por primera vez la compatibilidad con sonido DTS, defecto que comparte con sus hermanas mayores. Así pues, disfrutamos únicamente de decodificación para Dolby y para PCM estéreo. Si tienes reproductor Bluray y un montón de películas en este formato, definitivamente la Sonos Beam no es para ti, a no ser que quieras renunciar a la pista DTS y usar siempre la pista Dolby.

Existen soluciones para este inconveniente. Tal y como ya indico en mi análisis de la Playbase, puedes configurar tu televisor para que saque el audio en formato PCM estéreo. También puedes comprar un reproductor de Bluray que pueda convertir DTS a Dolby, o reproducir tus Bluray con una Xbox One o PS4, consolas que también pueden convertir DTS a Dolby.

¿Por qué no añade Sonos decodificación DTS en sus barras de sonido? Siempre que se les pregunta al respecto, aducen como motivo el hecho que sus productos no son para Home Cinema sino para un tipo de usuario más casual. Entienden que el que compra una Sonos Beam lo hace para ver, como mucho, contenidos de plataformas como Netflix o HBO, plataformas que emiten siempre en Dolby. No sé si es una buena excusa, pero en cierto modo puede tener hasta sentido.

Respecto a los tipos de archivo de audio que es capaz de reproducir, la Sonos Beam admite formatos como AAC, AAC+, AIFF, FLAC, MP3, OGG y WMA, pero no es compatible con audio de alta resolución.

Calidad de sonido

Había algo en la Sonos Beam que me hacía ser escéptico respecto a su sonido, y es el tamaño tan reducido que tiene. Y es que hay una máxima en el mundo del sonido que dice que «donde no hay no se puede sacar». Con experiencias nefastas en este sentido, como con la Bose Solo 5, uno puede esperar cualquier cosa, pero lo cierto es que la Sonos Beam es muy superior a cualquier otra barra de sonido de tamaño compacto presente en el mercado.

Beam ofrece un sonido muy bueno, siempre teniendo en cuenta su tamaño. La claridad de su sonido es lo primero que llama la atención, con una escena sonora de una amplitud mucho mayor de lo que uno podría suponer en un altavoz tan pequeño. La decisión de colocar dos transductores en los extremos de la barra resulta un acierto, ya que la Sonos Beam consigue un sonido de gran capacidad de inmersión.

Otra característica de su sonido que llama la atención es su sentido del ritmo, gracias a un manejo de los graves sorprendentemente bueno. Estos no son especialmente extensos, pero son muy precisos, detallados en todo el rango de frecuencias al que son capaces de llegar, y extremadamente nítidos, sin distorsión aparente. Junto al buen rendimiento de las frecuencias medias, la Sonos Beam es capaz de reproducir la mayoría de voces, instrumentos y efectos ambientales con absoluta solvencia.

Lo menos bueno son las frecuencias altas, que en muchas ocasiones suenan sibilantes y excesivamente brillantes. Aquí es donde más se nota la sola presencia de un tweeter en el canal central, y del uso de transductores de rango completo, a los que siempre les cuesta más manejar frecuencias altas. Por suerte, este defecto se puede medio arreglar con el ecualizador de la app, rebajando un poco los agudos.

El rendimiento con películas es fantástico. Ese canal central con un tweeter dedicado a las voces se nota, ya que los diálogos suenan muy bien, con muchísima presencia y bien diferenciados del resto de la escena, siempre anclados al centro de la pantalla. Haciendo la prueba con «Mad Max: Fury Road» la experiencia ha sido muy disfrutable, sobretodo por la tremenda amplitud que consigue la barra con un tamaño tan pequeño. Es algo que realmente llama mucho la atención y por lo que hay que felicitar al equipo de ingenieros de Sonos.

Sonos Beam: Calidad de sonido

Para que te hagas una idea, la Sonos Beam consigue una amplitud en su sonido equivalente a la Sonos Playbase o la Playbar, siendo mucho más pequeña y barata. Es por esto que considero que la Beam es una barra especialmente recomendable a quien quiera disfrutar de un sonido lo más envolvente y cinemático posible, pero a la vez tenga problemas para colocar una barra más grande en su salón.

Es también muy destacable su rendimiento con música, y además con todo tipo de géneros, gracias al buen desempeño de sus graves y su sentido del ritmo. Algo que me ha llamado la atención es que con música la peor posición para ubicarse es justo en una posición centrada respecto a la barra, ya que solo se reproduce el sonido en los canales izquierdo y derecho, colocados en ambos extremos de la barra, con lo que las voces suenan demasiado alejadas entre si. En el momento en el que te empiezas a mover por el salón el sonido es fantástico, y además con la potencia suficiente para llenar toda la sala.

Sonos Beam: Conclusiones y alternativas

Sonos ha conseguido con la Beam un producto muy notable, y al que solo le faltan un par de cosas para ser casi perfecta. La barra suena estupendamente bien, su manejo con la app de Sonos es simple e intuitivo, y la barra es condenadamente bonita. Su tamaño es un plus para quienes tienen problemas de espacio en el salón, y además es mucho más barata (prácticamente la mitad) que sus hermanas mayores, la Playbase o la Playbar. Seguramente estamos ante el producto de Sonos con la mejor relación calidad-precio de todo su catálogo, si exceptuamos el Sonos Play 5.

Ahora bien, hay unas cuantas alternativas que hay que tener en cuenta. La primera es la Samsung HW-MS650, una extraordinaria barra de sonido que no me cansaré de recomendar, y que por un precio algo más bajo que la Sonos Beam ofrece un sonido cercano a la alta fidelidad, con más conexiones y con soporte para DTS. Eso sí, es mucho más grande y pesada.

Una barra similar en concepto y características es la Yamaha YAS-107. La Sonos Beam suena algo mejor, sobretodo sus bajos, es más compacta y bonita, y tiene WiFi. Por otro lado, la Yamaha tiene soporte para DTS y es más barata. Definitivamente, una opción muy a tener en cuenta.

En cuanto a alternativas dentro de la misma marca, la más recomendable es la Sonos Playbase. Es un producto mucho más caro y no tiene entrada HDMI ARC, pero su sonido es superior en líneas generales al de la Sonos Beam. Al ser una base de sonido se puede colocar también fácilmente debajo del televisor y en muebles con poco espacio.

381,65€
in stock
11 Nuevo Desde 381,65€
1 Usado Desde 562,90€
A partir de noviembre 20, 2019 9:49 pm
Envío gratuito
407,00€
in stock
9 Nuevo Desde 407,00€
A partir de noviembre 20, 2019 9:49 pm
Envío gratuito
Sonos Beam: una pequeña barra con un gran sonido

Uno de los productos con mejor relación calidad-precio de Sonos. Aunque en sonido no es la mejor, suena bastante bien y ofrece muchas de las virtudes de los productos de Sonos: un diseño minimalista precioso, sencillez de instalación y uso, y el mejor ecosistema de altavoces WiFi y multiroom del mundo, con una app de manejo que es una maravilla.

Puntuación del editor:
4