En todos los años que llevo con esta web una de las consultas que más se repite es acerca de qué es mejor, si un Home Cinema o una barra de sonido.

Lo cierto es que ambas opciones tienen sus pros y sus contras, y cada una de ellas se dirige a un determinado público. En este artículo quiero darte mi opinión al respecto y aconsejarte sobre qué deberías comprar en función de tus exigencias.

El Home Cinema, el mejor sonido si te rascas el bolsillo

Entendemos por Home Cinema ese conjunto de altavoces que forman un equipo 5.1 o 7.1 para un sonido envolvente real y completo.

Hay la creencia muy extendida de que un Home Cinema es la mejor opción para conseguir un sonido de alta calidad, pero esto es muy relativo, y depende del dinero que puedas gastarte.

También hay que aclarar una cosa, y es que mucha gente entiende por Home Cinema esos conjuntos de altavoces 5.1 que van conectados a un Blu-Ray o un reproductor multimedia y que tanto venden las marcas generalistas como LG, Samsung o SONY.

Siento decirte que estos conjuntos pre-montados y de bajo precio ofrecen una calidad de sonido muy justita, y sin duda puedo nombrar algunas barras de sonido que les pegan un buen meneo en cuanto a calidad de sonido.

El motivo es que los altavoces de esos conjuntos son muy pequeños, con lo que los fabricantes suelen montar en ellos drivers de rango completo de escaso diámetro, cosa que no es la mejor para ofrecer un audio de alta fidelidad. Además, y como ya digo, van conectados a reproductores multimedia o BluRay que ofrecen una funcionalidad básica y una amplificación mediocre.

Lo cierto es que para tener un Home Cinema de una calidad mínimamente decente hay que rascarse el bolsillo. Estoy hablando de gastar de 500€ para arriba, y preferiblemente montando el Home Cinema nosotros mismos, comprando el receptor AV y los altavoces por separado.

De esta manera podemos comprar receptores de una mínima calidad, con todo tipo de decodificadores y ajustes de audio para optimizar el audio a las características de nuestro salón y a nuestras preferencias.

Si tienes el dinero y las ganas, un Home Cinema sí que puede ser una mejor alternativa a una barra de sonido, pero si lo que quieres comprar es uno de esos Home Cinema low cost de marcas generalistas y que se venden por 300€ o menos, tengo que decirte que vas a tirar el dinero.

Por qué una buena barra de sonido es mejor que un Home Cinema barato

Las barras de sonido han mejorado mucho y ya no son el mismo producto que eran hace años. Realmente han mejorado mucho en prestaciones y en sonido, puesto que los fabricantes no han tenido reparos en hacerlas un poco más grandes y así alojar transductores de mayor tamaño dentro de ellas, al mismo tiempo que las acompañan con subwoofers cada vez más grandes y potentes.

Evidentemente no todas las barras de sonido son buenas, y generalmente toda aquella barra por debajo de los 200€ suele ser de una calidad muy mediocre, salvo algunas pocas y honrosas excepciones.

No tengo ninguna duda de que hay barras de sonido de 300€ que valen mucho más la pena que algunos Home Cinema de 400€ e incluso 500€. ¿En qué me baso para decir esto? En mi propia experiencia. Te puedo asegurar que he probado muchos equipos de sonido y una buena barra de sonido suena mejor que cualquier Home Cinema por debajo de los 500€.

Yo soy de los que pienso que es mejor disfrutar de un muy buen sonido estéreo antes que un pobre sonido en 5.1, y por eso a veces es mejor comprar una barra de sonido antes que un Home Cinema.

Piensa una cosa: ¿De qué te sirve tener altavoces surround y sonido envolvente si la calidad de este es tan pobre que a la mínima que hay una escena de acción el sonido distorsiona por la pobre calidad de los altavoces? Esto arruina totalmente la experiencia de visualización de una película, y es algo que me he encontrado con Home Cinemas baratos.

Para esto, prefiero comprar una barra como la Samsung HW-MS650, que decodifica Dolby y DTS, tiene varias entradas HDMI y, lo más importante, suena de escándalo, aunque solo tenga 3 canales y no 5. Lo bueno es que esta barra puede convertirse en un equipo 5.1, comprando el subwoofer y los altavoces surround aparte.

Home Cinema o barra de sonido: Samsung HW-MS650
La Samsung HW-MS650 es el vivo ejemplo de que no hace falta gastarse mucho dinero para tener un sonido mucho mejor que el que puede ofrecerte un Home Cinema low cost

Esta posibilidad, la de añadir altavoces surround para montar un equipo 5.1 con una barra de sonido, es la que está haciendo que cada vez más gente se caiga del guindo y se de cuenta que no es imprescindible un Home Cinema para disfrutar de sonido envolvente en casa, sino que con una barra de sonido es suficiente.

Además, la barra de sonido aporta en este sentido algunas ventajas:

  • No hay cables de por medio. Si añades altavoces traseros es posible que estos tengan cables, pero solo para conectarlos a un receptor inalámbrico que se comunica con la barra.
  • Una instalación mucho más sencilla, en la que no es necesario tener nociones técnicas de sonido para calibrar los altavoces en base a la acústica del salón.
  • Poder prescindir del receptor AV, siendo la barra la que decodifica los formatos y desde donde se pueden realizar los ajustes básicos de audio.

Evidentemente algún inconveniente respecto al Home Cinema también tiene:

  • Los ajustes de audio con una barra de sonido son más simples. Con la mayoría de ellas no puedes ajustar el volumen de cada canal de manera independiente, no puedes ajustar el crossover o el control de fase.
  • Aunque para ello hay que gastarse mucho dinero, no cabe duda que un Home Cinema de gama alta suena mejor y con un sonido más envolvente que las barras de sonido de gama media.

Generalmente suelo hacer esta recomendación: un Home Cinema, gastando mucho dinero en él, es la opción para sibaritas del cine en casa, para amantes de la alta fidelidad y los más exigentes con el sonido. Por contra, una barra de sonido es para todos los demás, e incluso es la opción para exigentes con el sonido pero que no quieran romperse la cabeza con líos de cables y configuraciones y ajustes de sonido.