Hace años las barras de sonido eran el patito feo del mundo del sonido, pero es un producto que ha mejorado mucho, y hoy en día las mejores barras de sonido pueden equipararse a cualquier altavoz HiFi del mercado.

El problema es que sigue siendo necesario rascarse un poco el bolsillo para obtener una calidad de sonido decente. En las listas de las barras de sonido más vendidas veo a menudo barras de sonido de entre 60€ y 100€, cuya calidad es indiscutiblemente mala.

Entiendo que hay gente para la que una barra de sonido no es más que un capricho y no quieran gastar mucho dinero, pero es que considero que para comprar una barra de sonido que valga la pena hay que gastarse, generalmente, no menos de 150€. Sinceramente, pienso que comprar una de esas barras de 100€ o menos es tirar el dinero, porque la calidad de estas no supone un gran salto respecto al sonido del televisor.

Por lo tanto, recomiendo gastar al menos 150€ en una barra de sonido. ¿Qué opciones tenemos por ese precio? De eso trata este artículo.

En él he hecho una pequeña selección de barras de sonido baratas, que están entre los 150€ y los 250€, rango de precio que considero apropiado para calificar a una barra de sonido como «barata».

Samsung HW-N450: la barra buena, bonita y barata del momento

Barras de sonido baratas: Samsung HW-N450

Si hay una barra de sonido económica que valga la pena comprar en este momento, es esta.

La Samsung HW-N450 es la versión renovada del 2018 de la HW-K450, que ha sido una de las barras más vendidas de los últimso años. Lo bueno de este modelo es que suena exactamente igual de bien que su antecesora, y esto es porque en su interior hay los mismos transductores y amplificadores.

Así pues, la diferencia entre ambas barras es el lavado de cara de la HW-N450, con un aspecto exterior algo más estilizado, moderno y atractivo, que sigue la línea estética iniciada por Samsung en sus barras Sound+ del 2017.

Las virtudes de esta barra son muchas, empezando por su fantástica calidad de sonido, gracias al empleo de dos transductores, un tweeter y un woofer, por cada uno de los dos canales que hay en la barra. Los medios suenan con mucho cuerpo y los agudos suenan precisos y detallados. El sonido es de una claridad y definición sorprendentes para una barra de este precio.

Los graves son también muy decentes, gracias al subwoofer inalámbrico externo. Este es el punto más débil del conjunto, ya que este subwoofer no tiene la potencia ni extensión de otros subwoofers de gama media o alta, pero para el precio que tiene es bastante bueno y más que suficiente para añadir dinamismo y pegada en las escenas de acción y en las frecuencias más bajas de las canciones.

Precisamente hay que decir que con música esta barra se comporta muy, pero que muy bien, siendo una de las barra de sonido con mejores aptitudes musicales dentro de la gama baja, superando incluso a muchos altavoces Bluetooth más caros que he podido escuchar. La barra viene con Bluetooth para que puedas lanzar música desde cualquier dispositivo.

Otras conexiones que tiene son la habitual entrada de audio digital óptico, un puerto USB, una entrada para cable auxiliar de 3,5mm, y puertos HDMI y HDMI ARC. Hay que decir que el HDMI soporta paso de señal 4K, aunque sin soporte para HDR. No obstante, no es habitual encontrar puertos HDMI en una barra de sonido de este precio, así que es otro punto a favor suyo.

Para más inri, es capaz de decodificar tanto Dolby como DTS, aunque este último formato está limitado a 2 canales. Para aprovechar al máximo el sonido multicanal, se puede ampliar la barra con el kit de altavoces traseros SWA-8500S, convirtiendo el conjunto en un 4.1 muy apañado, aunque como ya digo solo disfrutarías de un sonido 4.1 real con audio Dolby (todos los servicios de vídeo en streaming, como Netflix, HBO o Amazon Prime Video usan Dolby, así que no sería un problema).

Así pues, una compra recomendadísima, de excepcional relación calidad-precio. La primera opción que te aconsejo tener en cuenta si quieres disfrutar de un muy buen sonido en tu televisor sin tener que gastar demasiado dinero.

LG SJ4R: 4.1 a precio de derribo

Barras de sonido baratas: LG SJ4R

La LG SJ4R es otra barra de sonido bien maja, cuya principal ventaja respecto a la HW-N450 es que ya trae los altavoces traseros para montar un equipo 4.1.

En sonido es algo inferior a la Samsung HW-N450, sobre todo en lo que a música se refiere. Se nota que los transductores y amplificadores que utiliza LG son de menos calidad que los de Samsung, pero aún así el sonido es satisfactorio, sobre todo y como ya digo, con cine y series más que con música.

No obstante, el hecho de contar con esos dos altavoces surround ya incluidos es un factor muy a tener en cuenta. Esto hace que la relación calidad-precio de esta barra sea realmente magnífica, y es que es imposible encontrar otro equipo 4.1 de esta calidad y más barato.

Otro de los puntos fuertes de la barra es su conectividad. Viene servida con 2 puertos HDMI, uno de ellos ARC, una entrada de audio digital óptico, un puerto USB y una entrada para mini-jack de 3,5 mm, además de la pertinente conectividad Bluetooth 4.0.

Además, y al igual que la Samsung, trae decodificación Dolby y DTS, y esta última con soporte multicanal completo, a diferencia de la HW-N450 que está limitada a DTS de 2 canales. Este es otro punto que podría hacer decantar la balanza a su favor, pues disfrutarías de sonido surround con ambos formatos.

Aunque por calidad sonora, en términos generales, es más recomendable la Samsung HW-N450, esta LG SJ4R es también una muy buena opción a tener en cuenta, sobre todo si el uso principal que vas a darle es para televisión, cine, series y videojuegos.

Yamaha YAS-107: barra de sonido barata y sin subwoofer

Barras de sonido baratas: Yamaha YAS-107

Otra barra de sonido buena, bonita y barata es la Yamaha YAS-107.

Esta es la sucesora de la Yamaha YAS-105, con una calidad sonora prácticamente equivalente. Al igual que aquella, la YAS-107 viene sin subwoofer externo, siendo quizás la opción idónea para quienes no queráis poner un subwoofer en el salón.

El sonido es caracterizado por un alto nivel de claridad, definición y potencia en todas las frecuencias, excepto en los graves donde se aprecia la falta de subwoofer. Un detalle es que Yamaha ha dispuesto de un conector para subwoofers pasivos externos, en caso que quieras mejorar la respuesta de graves de la barra. Otro aspecto destacable de su sonido es la amplitud de este, con una muy buena separación de canales, haciendo que la reproducción musical con esta barra sea muy disfrutable.

Un aspecto en el que mejora a la YAS-105 es en el uso de la tecnología DTS:x, que da bastante el pego a la hora de proporcionar un sonido envolvente satisfactorio. Ni de lejos se puede equiparar a tener dos altavoces surround detrás del sofá, pero de entre todos los modos de sonido de surround virtual, este es el mejor que he escuchado.

La Yamaha YAS-107 viene también muy completa en conexiones, con dos puertos HDMI (uno de ellos ARC) con passthrough 4K a 60p, una entrada de audio digital óptico, otra entrada analógica auxiliar y, por supuesto, Bluetooth. También decodifica Dolby y DTS, así que un diez por Yamaha en este aspecto.

Por lo tanto, otra buena barra a la que seguirle la pista, con un buen sonido cinemático, un buen comportamiento con música y todo con la ventaja de no llevar subwoofer externo, siempre que esto suponga un problema para ti.