8.6
Puntuación

A favor

  • Sonido amplio y con buena reproducción de medios
  • Graves decentes sin subwoofer externo
  • Opción a añadirle un subwoofer externo por cable
  • Conectividad Bluetooth y WiFi

En contra

  • Sin puertos HDMI
  • Graves con menos pegada que otras barras con subwoofer externo
  • El modo Air Surround Extreme es una chufla
Calidad de sonido
8.5
Diseño
9
Conexiones
8.5
Calidad-Precio
8.5

Veredicto

Una barra de sonido estupenda para quien no quiera subwoofer, con un sonido muy decente y con conectividad Bluetooth y WiFi que hacen de ella un producto muy versátil para el salón.

379,99€
in stock
5 Nuevo Desde 322,43€
8 Usado Desde 302,56€
A partir de marzo 25, 2019 10:20 am
Envío gratuito

El primer análisis para esta web en el 2019 va a ser para la Yamaha YAS-306, una barra de sonido con un concepto muy interesante para mucha gente y que estamos viendo cada vez más a menudo: barra de sonido sin subwoofer externo.

Al contrario, Yamaha apuesta en este modelo por incluir un subwoofer interno, de manera parecida a como ya lo hizo en otras de sus barras, como la YAS-107.

No obstante, en la Yamaha YAS-306 sí encontramos conexión WiFi, algo que empieza a ser también muy demandado por los usuarios por las posibilidades que ofrece en cuanto a reproducción musical a través de servicios de música en streaming y la posibilidad de conectar la barra de sonido a un sistema multiroom.

Yamaha YAS-306: Especificaciones

Yamaha YAS-306: Especificaciones
  • Formato: Barra de sonido
  • Canales: 2.1
  • Drivers: dos tweters, dos woofers y dos subwoofers internos
  • Tipo Subwoofer: Bass Reflex con doble cono interno
  • Amplificación: Digital
  • Potencia: 120W
  • Decodificación: Dolby y DTS
  • Conexiones de cable: Audio digital óptico, Coaxial, auxiliar de 3,5mm, salida para subwoofer externo
  • Conexiones inalámbricas: Bluetooth y WiFi
  • Mando a distancia: Si
  • Tamaño: 7,1 x 95 x 13,2 cm
  • Peso: 5.2 Kg
  • Colores disponibles: Negro y gris

Diseño, controles y conexiones

El diseño recuerda muchísimo al de la Yamaha YAS-107 y otras barras de sonido de Yamaha, pues sigue la misma línea estética. Es una barra grandecita, con una apariencia sobria y elegante, con una malla de tela fina que protege los transductores internos y una delgada franja de plástico negro en la cara superior de la barra, donde se encuentran los controles táctiles.

La barra mide 95 cm de ancho, así que no es particularmente compacta. Es también algo pesada, con 5.2 Kg de peso.

Yamaha YAS-306: Diseño

Si te fijas en ambos extremos de la barra hay una obertura. Este es el puerto de graves. En la parte frontal también hay un repetidor de infrarrojos, para aquellos a los que la barra les tape el receptor de infrarrojos de su televisor.

Detrás de la barra están las conexiones. En este apartado va con lo justo en cuanto a conexiones físicas, siendo estas una conexión de audio digital óptico, una coaxial y una entrada analógica auxiliar de 3.5 mm. Es de lamentar la ausencia de un puerto HDMI ARC, siendo este el punto más flojo de esta barra.

Compensa algo el hecho que esta YAS-306 tenga conexión WiFi. Perteneciente a la gama de altavoces MusicCast de la compañía, esta barra se puede conectar con otros altavoces Yamaha para montar un sistema de altavoces multiroom. También podremos conectarnos a multitud de servicios de música en streaming a través de la app MusicCast, o usar los servicios de AirPlay y Spotify Connect que ya están integrados en la barra.

También tiene conectividad Bluetooth, aunque sin rastro de aptX. La versión Bluetooth es la 2.1, compatible con los perfiles A2DP y AVRCP, y con los códecs Bluetooth SBC y AAC. En este caso es preferible escuchar música a través de WiFi por su menor compresión del sonido.

Como suele ser costumbre en Yamaha, la barra viene acompañada de un mando a distancia. Lamentablemente no he podido ver este mando en vivo al haber probado esta barra únicamente en exposición, pero echando un vistazo al manual de la barra se pueden ver los controles habituales, como la selección de la entrada de sonido, los botones de los modos SURROUND y STEREO, los de los modos BASS EXTENSION, CLEAR VOICE y AUDIO DELAY, este último para retrasar la señal de audio respecto a la imagen.

También tienes ajustes para la intensidad de los graves, el volumen y botón MUTE. También hay un botón DIMMER para ajustar la intensidad de las luces de los indicativos de la barra, y un botón LEARN que activa el aprendizaje de la barra de los comandos del mando a distancia del televisor. Interesantes también los botones de NET RADIO, que se pueden memorizar con las estaciones de radio por internet favoritas.

Se pueden realizar más ajustes y hay disponibles más modos de sonido en la app MusicCast de Yamaha (Android y iOS). Por ejemplo, los modos Movie, Music, Sports, Game y TV Program solo están disponibles a través de esta app.

Transductores y compatibilidad con formatos de audio

Por dentro no está nada mal lo que tiene esta Yamaha YAS-306.

Son dos woofers de 5.5 cm de diámetro, dos tweeters de 1,9 cm, y dos conos de 7.5 cm que hacen las funciones de subwoofers internos. Todo ello en una configuración de canales estéreo 2.1 (2.0 para los puristas, al ser subwoofer interno).

Yamaha YAS-306: Transductores

Verás que en algunos sitios Yamaha promociona esta barra como 7.1, pero es irreal, ya que se refiere a su modo de sonido surround virtual. Este modo en ningún momento ofrece una experiencia 7.1 real, pero entraremos en detalle con esto más tarde.

La amplificación digital ofrece una potencia de 30W para cada canal y de 60W para el subwoofer, sumando una potencia RMS de 120W en conjunto.

Respecto a la compatibilidad con formatos de audio, la Yamaha YAS-306 ofrece soporte para audios Dolby y DTS, únicamente en sus versiones “core” sin soporte para los formatos de alta resolución. También para PCM de 2 canales.

La barra también soporta los archivos de música habituales como MP3, WMA, MPEG4 AAC, WAV, FLAC y AIFF.

Calidad de sonido

He quedado muy satisfecho con la calidad de sonido de esta barra. Rara vez quedo decepcionado con el sonido de las barras Yamaha, puesto que incluso en sus barras de gama baja ofrece un sonido muy decente, y esta no es una excepción.

Lo más llamativo es la amplitud del sonido, gracias a lo ancho de la barra y a que los dos canales están ubicados casi en los extremos, con lo que la separación de canales estéreo es grande.

Las frecuencias medias las reproduce con mucha autoridad y contundencia, siendo este el apartado donde más brilla, lo que se agradece especialmente en los diálogos que suenan con mucho cuerpo. En los agudos se muestra algo más dura, consecuencia de unos tweeters que no logran alcanzar con suficiencia los 20kHz, siendo este el aspecto más discutible de su sonido.

Por otra parte, los graves son muy decentes siempre teniendo en cuenta que no disponemos de subwoofer externo. Los subwoofers internos realizan una buena labor para acercar a la barra a los 45 Hz en lo más bajo de la escala de frecuencia. No tienen el impacto y la pegada de un buen subwoofer externo, pero para quien quiera una barra de sonido sin subwoofer, son más que adecuados.

Una de las enormes ventajas de Yamaha frente a sus competidores es que siempre ofrece la posibilidad de conectar un subwoofer externo a sus barras de sonido, por lo que si te quedas defraudado con sus graves tienes la opción de añadirle un subwoofer más tarde. El subwoofer, eso sí, ha de ser autoamplificado. Uno como este, de la propia Yamaha, serviría.

El resultado de todo esto es un sonido muy cinemático, dinámico, divertido y disfrutable con todo tipo de contenidos. Con cine y series multicanal no es tan espectacular como una barra 3.1 con canal central para diálogos, pero es lo suficientemente bueno para quien busque un buen sonido sin complicarse mucho la vida.

Respecto al sonido surround que Yamaha promociona con el nombre Air Surround Extreme, he de decir que este modo deja mucho que desear. Yamaha asegura una experiencia cercana a un 7.1, pero el procesamiento virtual de la señal es muy insatisfactorio, como suele ser habitual en este tipo de modos de sonido. No es un resultado desastroso como sí he experimentado en otras barras de sonido, pero ni por asomo se acerca a un 7.1, dando muy poca o ninguna sensación de sonido envolvente.

Lo cierto es que en sonido estándar estéreo esta barra ya es lo suficientemente buena, y no hay por qué liarse con modos de sonido que muy pocas veces aportan mejoría alguna. El sonido estéreo es también lo suficientemente bueno como para que la música suene estupendamente en esta barra, favorecida por esa amplitud estéreo de la que goza la barra y por esa buena reproducción de los medios y unos graves más que aceptables y que hacen que todo tipo de géneros suenen con solvencia y una fidelidad más que digna.

Yamaha YAS-306: Conclusiones

Yamaha YAS-306: Conclusiones y alternativas

La Yamaha YAS-306 reúne algunas cualidades para ser una barra muy exitosa: no es muy cara, suena bastante bien y no tiene subwoofer externo, con lo que mucha gente que no quiere llenar el salón con más aparatos la verá con buenos ojos.

La conectividad WiFi la convierte, además, es una barra muy versátil, apta para mejorar el sonido de todo tipo de contenidos del televisor, pero también para actuar como principal altavoz para música en casa. Y para colmo, tiene la posibilidad de añadirle un subwoofer externo de tu conveniencia. ¿Qué más se puede pedir por el precio que tiene?

Quizás que tuviera algún puerto HDMI o un canal central exclusivo para diálogos, pero tal como es ya es una barra que vale mucho la pena.

Las alternativas pasan por la Yamaha YAS-107, una barra de sonido muy parecido, pero que no tiene WiFi y, por lo tanto, es más barata. Si lo del WiFi no te interesa, es una clara alternativa.

Valdría la pena considerar también la Samsung HW-MS550. Es también una barra sin subwoofer externo y con WiFi, pero con alguna entrada HDMI y un sonido un escaloncito por encima.

Otra barra sin subwoofer externo y con un tamaño más compacto es la Sonos Beam. Es más cara, pero su sonido es también ligeramente superior, sobre todo para cine por su canal central.

Por último y en la misma escala de precios, la Samsung HW-N550 es una buena alternativa, con un sonido superior, con canal central para diálogos y mayor pegada de graves gracias a su subwoofer externo. Eso sí, no dispone de WiFi.

379,99€
in stock
5 Nuevo Desde 322,43€
8 Usado Desde 302,56€
A partir de marzo 25, 2019 10:20 am
Envío gratuito
Yamaha YAS-306: Análisis » Sin subwoofer pero con WiFi
Una barra de sonido estupenda para quien no quiera subwoofer, con un sonido muy decente y con conectividad Bluetooth y WiFi que hacen de ella un producto muy versátil para el salón.
Editor's Rating:
4