8.5
Puntuación

A favor

  • Fantástica calidad de sonido en cualquier escenario
  • El canal central se nota en los diálogos
  • Múltiples conexiones
  • Efecto envolvente convincente
  • Posibilidad de montar un equipo 5.1 por muy poco dinero

En contra

  • Algunos problemas en la reproducción a través de Bluetooth
  • En ocasiones el subwoofer tarda en sincronizarse con la barra
Calidad de sonido
8.5
Diseño
9
Conexiones
8.5
Calidad-Precio
8

Veredicto

Fantástica barra de sonido con canal central y subwoofer para una configuración de 3.1 canales, además con la posibilidad de adquirir altavoces surround y montar un equipo 5.1 por poco dinero. Muy recomendable.

Parece que, en cuanto a barras de sonido, Samsung se ha puesto las pilas. Después de mostrar un desempeño fantástico con la Samsung HW-K450, he tenido ocasión de probar la Samsung HW-K550, y el resultado ha sido igual de satisfactorio.

Esta barra de sonido se diferencia del modelo inmediatamente anterior en la gama por la inclusión de un canal central para el refuerzo de las voces. El resultado son unos diálogos mucho más definidos, pero también un efecto envolvente más logrado, pues los canales derecho e izquierdo se dedican solo a la banda sonora y los efectos, con lo que la dispersión del sonido es mayor, dando como resultado una escena sonora muy amplia.

Por lo demás, goza de absolutamente las mismas virtudes que la HW-K450; esto es, un sonido adecuado también para música, un buen número de posibilidades de conexión, y una integración sencilla con el subwoofer inalámbrico.

Samsung HW-K550: Especificaciones

  • Formato: Barra de sonido
  • Canales: 3.1
  • Drivers: un altavoz de frecuencias medias y otro de frecuencias altas por canal (un total de 6) y subwoofer externo
  • Tipo Subwoofer: Bass Reflex externo
  • Amplificación: Digital
  • Potencia: 340W
  • Decodificación: Dolby y DTS
  • Conexiones de cable: Audio digital óptico, USB, auxiliar de 3,5mm, HDMI y HDMI ARC.
  • Conexiones inalámbricas: Bluetooth
  • Mando a distancia: Si
  • Tamaño: 101 x 5,4 x 8,7 cm
  • Peso: 2,6 Kg
  • Colores disponibles: Negro

Diseño

En su diseño, encontramos que la Samsung HW-K550 es prácticamente igual que la HW-K450. Tiene una apariencia discreta, con un perfil bastante delgado para lo que suelen ser las barras de sonido de esta categoría, y su altura es poca: 5,4 cm que, en la mayoría de los casos, no tapará el puerto de infrarrojos del televisor. La anchura es de poco más de un metro; en definitiva, un tamaño comedido.

El subwoofer, por otra parte, sí que es algo grande. Sin duda, es más grande que el de la HW-K450, y además cambia sustancialmente su configuración. En su lado frontal, muestra dos luces indicativas de estado, el logo de Samsung y un panel con acabado de aluminio cepillado. Por detrás, se encuentra la tela que protege el driver de graves (de 7″) y el puerto por donde se expulsa el aire generado por los graves.

La barra cuenta con una pantalla LCD que va mostrando información y ajustes. Al haber un canal central, está ligeramente desplazada a la izquierda. La pantalla muestra indicativos cada vez que se enciende, se apaga o tocamos algo con el mando, pero se mantiene apagada mientras vemos cualquier contenido.

Samsung HW-K550: Pantalla

En el lado derecho de la barra se encuentran los pocos botones físicos de control, en este caso son los de volumen, selección de la fuente de sonido y apagado y encendido. En la parte posterior están los paneles de conexión, cosa que veremos a continuación.

Conexiones

La Samsung HW-K550 ofrece múltiples posibilidades de conexión. La principal es la pertinente entrada de audio digital óptico, para la cual Samsung ha incluido ya un cable en el paquete. Otra entrada recomendada es la HDMI, de la que se disponen 2 tipos: una entrada HDMI normal y otra de tipo ARC. Si tu televisor dispone de salida HDMI ARC, esta conexión es altamente recomendable.

Samsung HW-K550 - conexiones

Aparte de estas, también cuenta con un puerto para USB, una entrada auxiliar para mini-jack de 3.5 mm, y en el apartado inalámbrico, decir que esta barra cuenta con Bluetooth. Si tu TV es Samsung, puedes disfrutar de una sincronización perfecta a través de la función TV SoundConnect, aunque esta opción no es muy recomendable si quieres la máxima calidad de sonido, debido a la compresión de datos del Bluetooth. También hemos apreciado algunos problemas en la reproducción de música a través de Bluetooth, más que nada problemas de cobertura; por ejemplo, si has emparejado el móvil con la barra, basta con alejarse unos 10 metros para que la conexión Bluetooth empiece a fallar.

Respecto a la conexión entre la barra y el subwoofer externa, decir que esta es inalámbrica, y se realiza a través de WiFi. Es totalmente automática, y el usuario no ha de configurar nada; el subwoofer detecta cuándo se ha encendido la barra y se sincroniza a los pocos segundos de estar encendida la barra, aunque en unas pocas ocasiones tarda algo más en detectarlo.

Controles

Los controles en la propia barra son limitados, y se reducen a los cuatro botones presentes en la parte derecha: aumento de volumen, encendido y apagado y selección de fuente.

Todo lo demás se hace con el mando a distancia que viene incluido. La barra no tiene repetidor de infrarrojos, pero si tu televisor es un Smart TV seguramente podrás configurarla para encender y apagar la barra, cambiar el volumen y ponerla en silencio directamente con el mando de la TV.

El resto de ajustes tendrás que hacerlos con el mando. Las funciones que tienes en él son las siguientes:

  • Botón de encendido y apagado
  • Botones de volumen
  • Botones de control de la reproducción cuando la fuente de sonido es USB o Bluetooth
  • Botón de Silencio (Mute)
  • Botón de selección de fuente de sonido
  • Botón Sound Effect, para escoger el modo de sonido
  • Botón Surround Sound, para activar el modo de sonido surround
  • Botón Bluetooth Power, que activa y desactiva el encendido automático de la barra por Bluetooth
  • Botón Sound Control, para ajustar nivel de agudos, graves, intensidad del subwoofer y la sincronización de la pista de audio

Si lo prefieres, también puedes controlar la barra desde una aplicación para móvil: Samsung Audio Remote.

Decodificacion de audio y compatibilidad de archivos

La compatibilidad con sonido multicanal es exactamente la misma que encontramos en la HW-K450: tiene soporte para Dolby Digital y también para DTS. Los formatos Dolby True HD y DTS-HD también los reproducirá, al ser retrocompatibles con los anteriores. Puedes leer más sobre Dolby y DTS en este artículo.

En cuanto al DTS, hay que mencionar que la Samsung HW-K550 puede decodificarlo sin problemas, incluso con pistas de 7.1 canales, pero solo lo reproduce en formato estéreo. Esto quiere decir que, si adquieres los altavoces traseros SWA-8000S, lo único que harán será replicar el sonido de los altavoces delanteros. Con las pistas Dolby Digital 5.1 no hay ese problema, y podrás disfrutar de un sonido envolvente auténtico.

Samsung HW-K550 - compatibilidad

La barra también viene anunciada con soporte para archivos de audio de alta resolución. Aunque eso ya pudimos hacerlo con la HW-K450, en esta ocasión se supone que el soporte es completo. Los archivos que puede reproducir la barra son los más comunes: AAC, MP3, WAV, WMA, OGG y FLAC.

Canales de audio y transductores

La barra de sonido Samsung HW-K550 cuenta en su interior con una configuración de 3 canales; el derecho, el izquierdo y el central, a los que hay que añadir el subwoofer externo, dando como resultado un sistema 3.1 de forma completa.

Cada canal dentro de la barra se reproduce mediante un transductor de frecuencias medias, y otro para las frecuencias altas. En total, hay 6 altavoces dentro de la barra, cada uno con su propia amplificación digital.

Por otro lado, el subwoofer externo e inalámbrico tiene un cono de 7″ (mayor que el de la Samsung HW-K450) y es de tipo Bass Reflex. La potencia total del conjunto de la barra más el subwoofer queda en 340W RMS.

Calidad de sonido

Dada la magnífica experiencia conseguida con la Samsung HW-K450, no cabía esperar nada menos que otra buena experiencia con la calidad de sonido de la Samsung HW-K550, y así ha sido.

Se trata de una barra con un sonido magnífico. Al igual que su antecesora, la HW-K550 proporciona un sonido detallado, claro y nítido en todas las frecuencias. La reproducción, tanto de contenido audiovisual como de música, es fantástica. Sigue siendo especialmente sorprendente (debido al poco espacio que hay dentro de la barra) que los woofers reproduzcan los medios con tanta fidelidad, pero igualmente destacable es la definición de los agudos, que nunca suenan sibilantes ni molestos, sino completamente naturales.

Los bajos se despliegan también con precisión y bien abajo en la escala de frecuencias. En nuestro test hemos medida una respuesta de graves a partir de los 25 Hz, que está muy bien y que ya nos proporciona la suficiente pegada como para hacer temblar muebles, ventanas y paredes en las escenas de acción más impactantes.

A las bondades del sonido de la HW-K550 con respecto a la HW-K450 cabe añadir un sonido algo más dinámico (la diferencia entre los niveles más bajos y los más altos es mayor) y un sonido con más capas, debido sobre todo a la inclusión de ese tercer canal central para refuerzo de los diálogos. Esto posibilita que los canales laterales queden liberados para reproducir con mayor fidelidad otros sonidos.

La Samsung HW-K550 despliega un sonido nítido, claro y detallado en todas las frecuencias, con una soberbia reproducción de los medios y agudos, y unos graves con la suficiente pegada como para hacer temblar los muebles en las escenas de acción. Como reproductor musical, es también una barra muy competente.

El espacio sonoro es solo un poco más amplio de lo que ya era en la HW-K450, aunque sí se gana más de verticalidad. Esto se nota, por ejemplo, en las escenas con helicópteros, donde se tiene la sensación que, a veces, el sonido proviene de arriba. Las buenas noticias son que en esta ocasión el modo de sonido surround sí genera cierto efecto envolvente; desde luego, mucho más logrado que el que había en la HW-K450.

Samsung HW-K550: Sonido

En otros escenarios, la Samsung HW-K550 simplemente ofrece una experiencia muy disfrutable. Musicalmente es una barra muy competente, igual que lo era su hermana pequeña, siendo un sustituto muy capacitado para cualquier mini-cadena doméstica y siendo muy superior a la mayoría de altavoces inalámbricos en este rango de precio. En cuanto al sonido con eventos deportivos o emisiones de televisión, la HW-K550 proporciona un sonido de una calidad abismal con respecto a lo que pueden ofrecer los altavoces integrados de un televisor.

Ajustes y modos de sonido

La Samsung HW-K550 cuenta con varios modos de sonido predefinidos gracias a su DSP. El modo estándar tiene el sonido más neutro, aunque en este modo no suena nada por el canal central, dejando utilizables únicamente los canales derecho, izquierdo y el subwoofer.

Para sacarle partido al canal central tendremos que usar el modo Movie, el cual expande ligeramente el sonido sin alterar demasiado el sonido. En el modo surround, esta expansión se amplia un poquito más, alterando en esta ocasión un poco más el sonido, pero logrando un efecto envolvente bastante conseguido. Ni de lejos puede compararse con tener un par de altavoces traseros, pero hace el apaño en la mayoría de ocasiones, dando al sensación que el espacio sonoro es mayor que el propiamente físico de la barra.

El resto de modos son menos útiles. Al igual que sucedía con la Samsung HW-K450, los modos Music o Sports no aportan nada y no mejoran al modo estándar. El modo Clear Voice, que trata de reforzar las voces, tampoco aporta mucho, pues el canal central ya hace un buen trabajo en este sentido. Por otro lado, el modo Night comprime el rango dinámico para normalizar la diferencia de volumen entre escenas, muy útil para no molestar a los vecinos por la noche.

También, y al igual que con la HW-K450, se pueden regular los graves, la intensidad del subwoofer y los agudos, cosa que recomiendo que hagas, porque cada salón es un mundo, y es posible que quieras regular la intensidad del subwoofer para adaptarlo a la sonoridad de tu hogar.

Por último, la opción Audio Sync permite un ajuste de la sincronización de la pista de audio con respecto a la imagen. Este ajuste sería realmente útil si se pudiera anticipar el audio a la imagen, para aquellos casos en los exista retraso entre la entrega de la imagen con el sonido, pero siendo la única posibilidad la de retrasar el audio, se antoja un poco inútil.

Posibilidades de ampliación

Las únicas posibilidades de expansión las tenemos con los dos altavoces traseros SWA-8000S, que se conectan a la barra a través de un módulo inalámbrico. La ventaja de utilizar este kit de expansión con la Samsung HW-K550 es que podemos montar un equipo 5.1 por muy poco dinero.

A este respecto, es importante volver a recordar que el audio 5.1 únicamente se reproducirá con formato Dolby, pues con DTS la reproducción está limitada a estéreo. Si eres un ávido consumidor de Blu-Rays, esto puede suponerte un inconveniente, pero si todos tus contenidos los ves a través de Netflix, HBO, Yomvi o plataformas similares, no tendrás ningún problema, pues todas ellas reproducen en Dolby Digital.

Lástima que la barra no forme parte de los altavoces multiroom de la compañía. Esto queda reservado a modelos de gamas superiores, como por ejemplo la espectacular barra de sonido Samsung HW-MS650.

Samsung HW-K550: Resumen y conclusiones

Samsung ha vuelto a hacer un buen trabajo con esta HW-K550. Las virtudes de esta barra residen en tres pilares:

  • Un sonido fantástico en cualquier escenario, desde la reproducción de cine y series a música de todos los géneros
  • Múltiples conexiones, incluyendo HDMI ARC, y una puesta en marcha sencilla
  • Un precio muy ajustado a la calidad de sonido que despliega la barra

Por buscarle los tres pies al gato, se podría decir que el efecto sorpresa en la Samsung HW-K550 es mucho menor que con la HW-K450. Es decir, la diferencia entre una y otra no es tan grande como parece indicar su precio. Básicamente, y por increíble que parezca, la HW-K450 es una barra de sonido con un precio muy por debajo de sus prestaciones, mientras que la HW-K550 tiene un precio justo para sus prestaciones.

Por lo tanto, en relación calidad-precio la HW-K450 sigue siendo una opción superior. ¿Significa esto que la HW-K550 no es una barra recomendable? En absoluto. Si tienes el dinero, vale la pena pagar la diferencia y aprovechar la mayor claridad en los diálogos, gracias a la presencia del canal central, su sonido más dinámico y un efecto envolvente más convincente.

Samsung HW-K550: Análisis, características, precios

Fantástica barra de sonido con canal central y subwoofer para una configuración de 3.1 canales, además con la posibilidad de adquirir altavoces surround y montar un equipo 5.1 por poco dinero. Muy recomendable.

Puntuación del editor:
4